Los empleados no pudieron ingresar este jueves a la mañana a la fábrica de Villa Gobernador Gálvez y denunciaron un “nuevo lock out patronal”. La empresa los suspendió sin goce de sueldo hasta el 30 de abril y adujo que “no están dadas las condiciones para operar de manera segura”