El club 9 de Julio de Chacabuco hizo efectiva una protesta por un supuesto error en los papeles que dictaminaron la lesión (rotura de ligamentos de rodilla) del arquero de Barracas, el pergaminense Pablo Herrera, que derivó en la posterior contratación por parte de los colonenses del golero Marcos Diambri. La gente de 9 de Julio dice haber hecho observar por médicos especialistas la resonancia magnética –estudio que permite saber el grado de una lesión- realizada a Herrera, argumentando que la misma no sería tan grave como para permitir la contratación de otro jugador. ¿Prosperará?.