Un pergaminense falleció el domingo en otro accidente de tránsito ocurrido sobre la ruta nacional Nº 8 sumando una nueva víctima fatal a la larga lista de personas que perdieron la vida en este corredor nacional.
Independientemente de las causas que dieron origen a este lamentable episodio que enluta a otra familia pergaminense, la carretera vuelve a ser escenario de un siniestro vial y cuando ocurren desgracias como estas surge nuevamente el interrogante si la muerte podría haberse evitado y reaparece al mismo tiempo la necesidad de construir una autopista acorde a la enorme cantidad de vehículos que recibe diariamente.
Vecinos autoconvocados y organizaciones civiles como Estrellas Amarillas elaboraron numerosos informes y llevaron a cabo multitudinarios reclamos, incluso en el Concejo Deliberante varias ciudades ubicadas en el trayecto del corredor, han adherido al reclamo de su comunidad consciente de esta realidad.
Sin embargo, esta importantísima obra de infraestructura vial continúa paralizada a pocos kilómetros del cruce con la ruta Nº 6 y desde entonces, entre ese punto y nuestra ciudad muchos vecinos de Pergamino y las localidades intermedias perdieron la vida en accidentes de tránsito.

Peligrosa ruta Nº 8
El domingo, una persona oriunda de nuestra ciudad, falleció al chocar frontalmente la camioneta en la que viajaba, contra un transporte de carga. El accidente se registró minutos después de las 16:00, a la altura del kilómetro 210 de la mencionada ruta, entre las localidades de Urquiza y Fontezuela.
La víctima, identificada como Luis Selva, de 60 años, conducía una pick up Toyota Hilux doble cabina en sentido Pergamino-Urquiza, cuando por causas que se trata de establecer, chocó frontalmente con un camión VW modelo Worker, con acoplado, guiado por Lázaro Pérez.
La violencia del impacto desplazó a la camioneta de la cinta asfáltica y tras varios tumbos quedó volcada en la banquina, provocándole la muerte en forma instantánea. En tanto el camionero fue trasladado al Hospital “San José” y ayer fue sometido a una intervención quirúrgica en una de sus piernas, a causa de una fractura.
Como consecuencia del choque el tránsito estuvo parcialmente cortado, debiendo reorganizar el paso por una de las banquinas, ya que el transporte de carga quedó atravesado sobre ambos carriles de la ruta.
Intervinieron en el accidente Bomberos Voluntarios de Pergamino, Gendarmería Nacional, Policía Vial y personal del Destacamento Urquiza.

Insistir
No se puede dejar pasar este lamentable suceso como uno más, sino que habría que fijarlo como el último, porque la autopista, cuando llegue, no sólo será sinónimo de progreso para esta zona, sino -y fundamentalmente- significará salvar vidas, porque accidentes como el que nos golpea en estos momentos son absolutamente evitables en rutas de doble carril, donde los sobrepasos se realizan sin el peligro de los vehículos que circulan en el sentido inverso.
Otro dato de la realidad que no puede ser soslayado en esta circunstancia es que el país está en una situación económica favorable para brindarle a esta zona -principal cordón agrario de la Argentina- los medios para concretar una obra que se impone como esencial en la actual coyuntura de la región. El Gobierno nacional recauda millones con la riqueza que producen estos suelos, y en el reparto discrecional que hace bien podría devolver una porción para esta finalidad específica.
Muchas veces surgen excusas que no se pueden llevar a la práctica por falta de medios, pero en este momento la idea fue transformada en un proyecto viable y no hay dudas de que los recursos están, por eso es necesario machacar para que la obra que tanto se anhela sea una realidad.
Para ello el periodismo, los funcionarios en general, los dirigentes deben sumarse en un mismo esfuerzo porque -vale reiterarlo- se trata nada menos que de reducir a una mínima expresión la posibilidad de que se produzcan accidentes y de ese modo evitar las tragedias en la ruta.
De algún modo todos somos responsables en la insistencia ante las autoridades de Gobierno, porque en adelante los siniestros lamentables nos sacudirán cada vez más seguido, ya que no hay ninguna posibilidad de que disminuyan los accidentes con una ruta que no soporta el tránsito actual.
La imprudencia de los conductores está a la orden del día, pero con una autopista sería riesgo ínfimo con relación a las condiciones actuales de la carretera en cuestión.

Fuente: La Opinion de Pergamino