Mientras el escándalo originado la semana pasada,puertas adentro del ex Colegio Normal de Junín, donde una alumna debió ser retirada de clase por las supuestas agresiones de una docente, sigue ganando espacios en la opinión pública, la familia de la menor que fue la víctima del caso eligió refugiarse en el silencio.
Viendo que las manifestaciones referidas al hecho se fueron expandiendo con el correr de las horas, incluso de familiares de la chica y de otros profesores que trabajan en el establecimiento de calle Almafuerte a través de la red social Facebook, LA VERDAD buscó comunicarse con Patricia Larramendy, madre de la estudiante involucrada en el conflicto. Pero del otro lado no hubo respuesta.
Ese hermetismo estaría fundamentado, según pudo saber este diario mediante el testimonio de allegados a Larramendy, en el temor de la mujer a sufrir una represalia en caso de decidirse a contar lo sucedido. ¿Por qué? Porque ella también es maestra y la acusada es superior suya –en términos concretos, es la directora- en una escuela de la región.
El tema tomó estado público el viernes, cuando se denunció que una profesional de la educación registraba recurrentes actos de “intolerancia y agresiones verbales” hacia sus alumnos. En uno de ellos, una adolescente que concurre a tercer año segunda división, debió ser retirada del establecimiento educativo por sus padres debido a que la menor presentaba un estado de crisis nerviosa, aparentemente producto de una situación que fue calificada de “acoso” por familiares de la jovencita.
El hecho fue confirmado a este diario por una tía de la menor quien además hizo saber que hace unos días se le hizo llegar a la dirección de la escuela una nota denunciando “irregularidades” de parte de esta docente cuestionada, que es profesora de matemáticas.
En esa nota, firmada por los 36 alumnos de tercer año segunda división, se denuncia a la docente por “impuntualidad constante de 10 minutos por clase, falta de explicación y exige a los alumnos a concurrir a clases particulares, maltrato verbal constante hacia los alumnos, falta de concurrencia a clase muy seguida, se retira minutos antes de finalizar la clase dejado a sus alumnos sin autoridad a cargo”.
La familiar de la menor que el jueves debió ser retirada por los padres, dijo a LA VERDAD que tras haberse hecho llegar este petitorio, la directora del establecimiento fue a observar una clase de la profesora cuestionada la cual reflejó “un pequeño cambio en sus actitudes, pero fue algo transitorio”.

Fuente: Diario La Verdad