El ministro, Aníbal Fernández expresó  este jueves que evalúa desistir de sus aspiraciones presidenciales y competir este año en la provincia de Buenos Aires, para intentar convertirse en el sucesor de Daniel Scioli.
Si bien el ex intendente de Quilmes no expresó preferencias sobre un eventual compañero de fórmula, en su entorno en la Casa Rosada dan por descontado que el elegido sería Gabriel Mariotto.
El propio funcionario consideró que Mariotto es su “amigo”, aunque también destacó su “cariño” por otros dirigentes kirchneristas como Julián Domínguez, Sergio Berni, Diego Bossio y Patricio Mussi.
Fernández sí desestimó que, en caso de competir en la provincia, tenga que jugarse si o si y apoyar a un precandidato presidencial puntual en la interna del Frente para la Victoria: “No creo que se de así”, dijo.
“No va a haber una conexidad entre quienes van a ser candidatos a Presidente y quienes serán postulantes a la gobernación. Deberían ser juegos independientes. Todos tendrían que poder acompañar a todos para facilitar la elección”, expresó.
Mariotto había anunciado semanas atrás que también tenía intenciones de competir por la gobernación, pero no le cerró la puerta a un acuerdo o una fórmula con otro candidato de peso para sostener el proyecto político en la provincia.
«Existe la posibilidad y la estoy estudiando. Siempre quise ser gobernador de la Provincia, déjenme culminar lo que estamos preparando en términos de los estudios», dijo Fernández este jueves al ingresar a la Casa Rosada.
El funcionario kirchnerista explicó que la decisión de presentarse o no «depende de cosas más personales» y de temas que tiene «en la cabeza». Fernández evalúa cuáles son sus posibilidades electorales.
Los sondeos que Fernández tiene sobre su escritorio le dan una intención de voto del 30 por ciento en territorio bonaerense. Y según una encuesta de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, Mariotto roza los 10 puntos.
“Ojala pudiera resolverlo y dar una noticia positiva, espero la semana que viene tener una decisión asumida», dijo Fernández al ponerse un plazo para dar a conocer la noticia que en el núcleo duro del kirchnerismo dan por descontada.
Consultado sobre si habló del tema con la presidente Cristina Kirchner, el funcionario sólo comentó que suele conversar de todos los temas con al jefa de Estado. Y reiteró: «Me pondría orgulloso decir que quiero ser candidato, pero me quiero tomar unos días para ordenar algunas cosas».
Al analizar el escenario electoral en la provincia, dijo: «Me imagino que no va a haber muchas fórmulas, sí las que tengan peso para competir. En la Ciudad hubo demasiadas, algunas innecesarias».