En medio del conflicto con los trabajadores que tomaron hace una semana el edificio de la Dirección General de Cultura y Educación en La Plata, la titular del área, Nora De Lucia, garantizó el pago de salarios “en tiempo y forma” y adelantó que en los próximos días saldará la deuda que mantiene con transportistas y proveedores escolares.
La confirmación llega en medio de la toma de la sede central de la dirección general de Cultura y Educación que desde hace una semana mantienen trabajadores estatales en protesta por “recortes” en horas extra y viáticos.
Frente a esto, De Lucía confirmó que “el pago de los salarios docentes está garantizado en tiempo y forma”, y destacó que “los servicios educativos funcionan con normalidad”, al margen de la situación planteada en el edificio.
En tanto, fuentes ministeriales sostuvieron que en los próximos días se saldarán las deudas mantenidas con empresas de transporte escolar y proveedores de comedores, que amenazaban con cortar el servicio ante la deuda mantenida por la Provincia.
Respecto de los motivos de la protesta, la funcionaria sostuvo que “por instrucción del gobernador, a poco de asumir el ministerio, se realizó una auditoría en la que se detectaron abusos y privilegios que un grupo de empleados que no supera el 20 por ciento del personal administrativo de la sede central, ostentaba en detrimento de la mayoría de los trabajadores”.
Y precisó al respecto que entre las irregularidades se observó el “cobro de horas extras por parte de gente privada de su libertad y de personal con carpeta médica (licencia), más el hecho de que agentes percibían hasta 150 horas extras por semana”.
Asimismo, De Lucía remarcó por esta situación es que se decidió redistribuir el pago de horas extras a partir de las necesidades de la administración y de acuerdo al cupo asignado por el ministerio de Economía. “Por ello se ha ofrecido a los actores involucrados evaluar las inconsistencias en la distribución, pero se han negado y, en cambio, decidieron iniciar un conflicto de violencia inusitada”, concluyó.

SIGUE LA PROTESTA
Por otra parte, a una semana de la toma del ministerio, la delegada de la Junta Interna de ATE, Silvina Valdés, justificó “la ocupación” en el “recorte de horas y viáticos que son parte de nuestro salario de bolsillo y por la reincorporación de despedidos y pase a planta” de los contratados.
“Esperamos que haya una solución, creemos que es posible y que tiene que ver con una decisión política. Decimos que Educación es la punta de lanza del ajuste en la provincia y el Gobierno ha decidido paliar el déficit provincial ajustando a los trabajadores”, afirmó Valdés, quien destacó que durante el fin de semana no hubo ningún llamado de las autoridades provinciales. “El viernes nos reunimos con la directora general Nora de Lucía y están inflexibles en avanzar con el recorte del 10 por ciento y nosotros creemos que si persisten con esta idea no hay apertura al diálogo”, agregó.
En tanto, los empleados que mantienen la protesta se unirán este martes a la marcha convocada por la CTA a la Gobernación bonaerense.
“Están nerviosos porque nuestra huelga trasciende los límites de Educación y se está extendiendo como reguero de pólvora por toda la provincia”, indicaron los organizadores de la movida.