El senador del GEN, José Zingoni, dijo que “la situación financiera es altamente complicada y lo que preocupa es que el entorno es muy frágil. Lo que decimos es que la provincia no está blindada y se encuentra en un lugar sumamente complicado para poder llevar adelante la gestión”. Zingoni habló sobre el presupuesto que envió a la Cámara el Gobernador Scioli y sobre los temas que se trataron en la reunión que mantuvieron esta semana con el Ministro de Economía, Alejandro Arlía.
El legislador, habló de “la necesidad de un presupuesto muy grande, 103 millones de pesos con una deuda muy importante”. Además, señaló que “Mas allá de que hay una leve mejoría, lo que se ve es que Scioli cuando asume este mandato toma al gobierno con 500 millones de déficit primario y hoy va a estar en los 1600 millones por debajo de las necesidades reales”.
“A eso hay que sumarle las obligaciones financieras, que son 5 millones más, la cuota salarial que no está convenida ni planificada en el presupuesto y que va a conformar un número muy significativo, teniendo en cuenta que el 7% del presupuesto se va en salarios. Los endeudamientos por obras, tampoco están contemplados” agregó Zingoni.
Es decir que “la situación financiera es altamente complicada y lo que preocupa es que el entorno es muy frágil. Lo que decimos es que la provincia no está blindada y se encuentra en un lugar sumamente complicado para poder llevar adelante la gestión”.
Respecto a los aumentos que están planificados para la compra de terrenos baldíos, el senador comentó que “Hay que proteger a esas personas que compraron un terreno donde poder construir. Pero sobre esos loteos, esas grandes extensiones que se incorporan a los ejidos urbanos, hay que ser sumamente fuertes y ejercer una presión fiscal muy importante porque es la única manera de bajar el precio de la tierra.
Al respecto, advirtió que “Mientras las políticas fiscales sean planas y no se revisen las bases no vamos a tener las medidas que provoquen una mejora en el acceso a la propiedad”.
Por último, habló sobre el nuevo proyecto de ARBA que plantea pagarle a los vecinos que denuncien irregularidades fiscales. “La responsabilidad fiscal se hace con controles y se hace con conciencia. No se hace ni con propaganda política ni con espías y buchones”.
“Nosotros lo que queremos es que cuando el gobierno anuncia inversiones en educación, salud y seguridad, no se transformen en un cambio de partida. Queremos asegurarnos que esas inversiones se hagan en los campos que son más necesarios para la provincia” Concluyó