Este año no ha sido muchas veces titular, incluso en varios partidos (por distintos motivos) ni siquiera estuvo dentro del plantel, pero la estirpe goleadora de Leonardo Baigorria siempre está presente. El domingo ingresó en el segundo tiempo y en un lapso de tres minutos cerró el partido. A los 12 minutos recibió un pase de Sayes, eludió con elegancia a su marcador y la enterró al lado del palo derecho del arquero de Singlar. Instantes después aprovechó un centro desde la derecha y con un cabezazo justo puso las cosas 4 a 1. Y a otra cosa mariposa. Con los dos de ayer Baigorria llegó a 7 goles con la camiseta rojinegra. En el torneo local le había hecho uno a Boca en la apertura de la temporada y otro a El Huracán en el partido de ida de la Finalísima.
Ya en el Siete Ligas le marcó uno a El Fortín, un doblete a San Martín en Chacabuco y los dos de ayer, para que Newbery se meta en la siguiente fase.