Con una muy concurrida cena en la sede social del Centro de Jubilados y Pensionados, culminó  la celebración de las fiestas patronales de Carabelas, en honor de Nuestra Señora de Los Angeles.
El día de la Santa Patrona se recuerda el 2 de agosto, que este año cayó en martes, y por ese motivo se realizó una procesión que, más allá de los inconvenientes causados por el intenso frío y lo desapacible del día, contó con la participación de la feligresía carabelense en pleno, incluidas sus instituciones, centro tradicionalista, y demás.
Los fieles portaron las imágenes en el recorrido por las calles de la localidad, que fue acompañado por gente a pie y también por otros menos animosos, a bordo de sus vehículos. Como ya es tradicional, la ceremonia estuvo encabezada por el cura párroco de Carabelas, Antonio Ferián, con la activa participación de la gente que integra la Comisión Parroquial.
Al término de la procesión, los presentes se congregaron en el salón parroquial, donde compartieron un chocolate con tortas, todo preparado especialmente para la ocasión, con una gran respuesta comunitaria. La celebración finalizó con la ya mentada cena de camaradería realizada en el Centro de Jubilados y Pensionados de Carabelas.