FumigacionesLa Secretaría de Salud y su área de Bromatología llevan adelante una desratización masiva el radio urbano ante la gran proliferación de roedores en esta época del año agravada con el levantamiento de la cosecha gruesa. Y el trabajo va rindiendo sus frutos, dado que se han encontrado ratones muertos, alcanzados por los plaguicidas utilizados. También se desinfectan las escuelas rurales y del distrito.
El Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires dio apoyo logístico para las empresas locales de acopio de cereales y para explicar el modo de trabajo hace unas semanas atrás. En un esfuerzo mancomunado entre lo público y lo privado para preservar la salud de la población. Se recomienda que nadie toque los roedores muertos, sobre todo los niños.
Por pertenecer el Partido de Rojas a una zona agrícola por excelencia, en esta época del año, es cuando se observa mayor actividad y proliferación de roedores, los que pueden llegar a ser transmisores de enfermedades tales como, Hantavirus, Fiebre Hemorrágica y Leptospirosis. La cantidad de empresas que acopian cereales y Plantas de silo que se encuentran dentro del ejido urbano y aledaños, hace que el problema sea aun mayor.
Si bien, desde hace un año, Saneamiento ambiental de La Plata y el área de zoonosis urbana Municipal realizan desratizaciones periódicas y cada treinta días, el problema persiste o se agudiza, debido a que su labor se encuentra acotada a trabajo en canales de la ciudad, desagües cloacales, bocas de tormenta, zonas aledañas a centros de acopio de cereales, terrenos baldíos abiertos, desarmaderos, aserraderos, basural a cielo abierto, terrenos del Ferrocarril, escuelas e instituciones públicas, lugares en los que el Municipio debe prestar servicio.
El hecho se complica si el vecino dentro de su propiedad no ejerce un control de desmalezado y limpieza de escombros (maderas, leña, cartones y papel), donde los roedores encuentran un hábitat propicio para desarrollarse y donde el Municipio no puede intervenir. Y se agrava aún más, si las empresas de acopio de cereales no realizan en forma periódica desratizaciones de sus plantas con empresas de saneamiento privadas e incluso por el acarreo de subproductos de la cosecha (chalas y marlos) hacia zonas aledañas de depósito, extendiendo el radio de acción y proliferación, lo que perjudica al resto de la comunidad.