El dirigente Eduardo Buzzi fue reelecto como presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), en su décimotercer mandato, al obtener el 76,1 por ciento de los votos en una lista única ya que los opositores declinaron su participación en las elecciones a las máximas autoridades.
El recuento tuvo lugar en el Patio de la Madera de Rosario donde en la víspera comenzó un arduo proceso eleccionario marcado por las internas lideradas por Pedro Peretti, Alfredo De Angeli y Esteban Motta que se retiraron de la oposición.
Las elecciones tuvieron se efectuaron durante el Congreso Directivo anual centenario de la entidad donde se renovaron un tercio de 27 directores.
Ahora Buzzi estará secundado por Julio Currás como vicepresidente primero y el pampeano Ariel Toselli, en la vicepresidencia segunda, en reemplazo de Guillermo Gianassi quien concentrará su tarea como director en la provincia de Buenos Aires.
El jueves renovaron su mandato Gianassi y De Angeli, en apretada elección lo que llevó al director entrerriano a apartarse de la interna por el puesto de presidente.
Por lo tanto, los casi 500 delegados de todo el país que debían elegir presidente y los dos vice hoy sólo tuvieron que optar o desechar una sola boleta.
El escrutinio llevó toda la tarde y el proceso en general estuvo monitoreado por veedores de la provincia de Santa Fe.
Currás aseguró a Noticias Argentinas que fue «un proceso eleccionario transparente y se ha dado un debate político interesante, pero también hubo veedores de la provincia de Santa Fe, para garantizar la transparencia, como la hubo el año pasado».
Sin embargo fuentes opositoras aseguraron a Infocampo.com.ar que «no había ningún tipo de garantía, esto es un aparato muy grande. No había posibilidad de elección».
En medio de la votación señalaron que había una «catarata de gente del centro juvenil y el centro de mujeres que no se sabe de dónde salieron y votan todos, y terminan volcando la elección para el lado de Buzzi».
Durante su discurso inaugural el reelecto presidente tuvo frases muy duras para la presidenta Cristina de Kirchner a quien le aconsejó no esconder la «realidad» de la inflación.
También llamó a unir «obreros con chacareros» en la marcha que se realizará a Plaza de Mayo el próximo 10 de octubre, impulsada por el sindicalismo opositor.