La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) aseguró que la “crisis” que se registra en la industria frigorífica es “el resultado de seis años ininterrumpidos de irresponsable intervención oficial en la actividad agropecuaria”.
Esta situación, consideró la entidad, ocasionó “graves consecuencias para distintos eslabones de la cadena cárnica, incluidos, lamentablemente, los trabajadores del sector”, quienes en el último tiempo encararon medidas de fuerza ante despidos decididos por las empresas.
“Las políticas que contribuyeron a la reducción del rodeo nacional se ven reflejadas ahora en el incumplimiento de los compromisos de exportación Hilton, el cierre de plantas frigoríficas y la pérdida de miles de puestos de trabajo”, indicó Carbap entre otras consecuencias.
La entidad agraria resaltó que “esta realidad contradice” lo expresado por la presidenta Cristina Fernández ante la Asamblea Legislativa, porque a su criterio la recomposición del precio del ternero “no se debió a políticas virtuosas que estimularon su producción, sino, por el contrario, a la escasez generada por las medidas erróneas aplicadas desde 2006”.
“Para llegar a este escenario, el Gobierno fue el protagonista de una política ganadera cortoplacista, que se valió de medidas contraproducentes” y “sin escuchar las innumerables advertencias y reclamos”, afirmó Carbap.