Desde el mes de agosto el Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires ha enviado varios comunicados a los medios, autoridades sanitarias y administrativas de la provincia para advertir sobre la crisis que podría sufrir la atención de los farmacéuticos en todo el territorio bonaerense.

Ese momento ya llegó. Hay cientos de farmacias comunitarias que suspendieron la dispensa de medicamentos por los descuentos (bonificaciones) que imponen las obras sociales y prepagas, y sus extensos plazos de pago.

No se trata de una maniobra comercial, política, ni especulativa.
Para que nuestros pacientes reciban sus medicamentos, los farmacéuticos debemos pagarlos en menos de quince días

El medicamento que recibe una persona hoy, la obra social o prepaga lo pagará entre 60 y 90 días.

Propusimos a las autoridades como corregir los plazos de pago, porque vivimos un período de alta tasa inflacionaria, pero no hemos logrado ninguna respuesta para evitar lo que ya está sucediendo.

Los farmacéuticos no podemos sostener el servicio sanitario que prestamos a millones de bonaerenses.

Esto es más que un simple anuncio de la emergencia por la que están pasando las farmacias, como agentes sanitarios no dejaremos de prestar el servicio a los pacientes, pero ya no podemos brindarles los descuentos o la cobertura al 100% que ofrecen las prepagas y obras sociales.

Durante la semana el Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires seguirá ofreciendo alternativas para superar esta situación, pero notificará la suspensión del crédito a las obras sociales que adeuden prestaciones.

Las farmacias bonaerenses lucharemos para poder seguir atendiendo a nuestros pacientes, durante todo el año y en toda la provincia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *