El proyecto impulsado por el gobernador Daniel Scioli en la Provincia de Buenos Aires por el que se pretende aumentar en proporciones desmesuradas la valuación fiscal del campo es una clara muestra del fracaso de una gestión económica caracterizada por la sumisión al gobierno nacional y el mal uso de los recursos.
La sumisión al gobierno nacional es consecuencia de la abrupta disminución de la transferencia de recursos que corresponden a los bonaerenses debido tanto al manejo arbitrario de fondos que caracteriza a la administración Kirchner como de la necesidad de someter todo intento de expresión autónoma (cabe mencionar que en Santa Fé los representantes kirchneristas bloquean sistemáticamente una reforma impositiva mas equitativa impulsada por el gobierno socialista). Frente a ello el gobernador Scioli siempre ha preferido mostrarse como un subalterno del gobierno federal antes que un representante de los bonaerenses. Hoy, en una nueva muestra de sumisión pretende hacer pagar a nuestros productores rurales lo que no se atreve a reclamar a la Nación.
En cuanto al mal uso de los recursos resulta de las prioridades cambiadas de la administración Scioli, mas preocupada en el maquillaje propagandístico que en obras verdaderas,  que gasta más en contratar artistas que en planes de vacunación, más en marketing político que en programas sociales. Hoy, con la caja vacía Scioli no tiene ningún reparo, a semejanza del gobierno nacional, en recortar  las transferencias a los municipios comprometiendo obras necesarias en nuestras localidades.
De allí, que consideramos justificada y acompañamos la protesta de los hombres de campo, en particular de los pequeños chacareros, y sumamos nuestra voz de repudio a la acción de las patotas digitadas por el oficialismo, tanto en su versión nacional como provincial, que pretenden acallar el legitimo reclamo de los productores recurriendo a acciones de fuerza. Lamentablemente la soberbia y la falta de dialogo que caracteriza a la dirigencia gobernante obliga a indignarse y manifestarse con energía.
Creemos que quien más tiene más debe contribuir pero también creemos que se debe ser eficiente y transparente en la administración de los recursos. Es necesario revisar este arbitrario modelo de gestión económica que esta desaprovechando de forma irresponsable las excelentes oportunidades que se presentan para  nuestro país.
Por todo ello y en consonancia con nuestros representantes en la legislatura de la provincia de Buenos Aires, que han votado el rechazo a la pretensión de condenar al pueblo bonaerense a pagar este injusto impuestazo, los abajo firmantes, socialistas y ex candidatos a Intendentes de Salto, Rojas y Arrecifes por el Frente Amplio Progresista, reclamamos del gobernador Scioli que se haga cargo de su papel de representante de los bonaerenses y comience por defender ante la Nación los recursos que nos pertenecen, dedicando su esfuerzo a administrarlos con eficiencia. Asimismo, invitamos a nuestros gobernantes locales, Intendentes  y  Concejales, a rechazar los recortes en las transferencias  y sumarse al legítimo reclamo de los productores del campo.

Alberto Pontoni  – Salto
David Mongay – Rojas
Sebastián  Reigosa – Arrecifes