El Gobierno de la provincia de Buenos Aires, luego de los reiterados pedidos de las entidades que agrupan a las cooperativas eléctricas del interior bonaerense, confirmó días pasados un incremento del 9% en la tarifa eléctrica. 
«El aumento del 9% de la tarifa de luz no se aplicará en forma conjunta, se irá incorporando gradualmente a partir de agosto y recién en la factura de octubre el asociado abonará el total del incremento”. También, el titular de la Celp recordó que “hacía más de tres años que no se modificaba la tarifa”.
Cabe destacar que en los últimos meses más de doscientas cooperativas eléctricas de la provincia de Buenos Aires reclamaban al Gobierno bonaerense un ajuste tarifario con el objetivo de hacer frente al aumento salarial y de los costos del servicio. En mayo, el titular de la Asociación de Prestadores Eléctricos de la Provincia (Apeba), Raúl Scaglia, había expresado que “la tarifa está atrasada. Si el Gobierno no nos habilita un aumento debe ampliar el fondo compensador”. En ese momento el planteo fue desestimado por el Gobierno: “Para autorizar un ajuste primero queremos que las cooperativas nos presenten los planes de inversión para los próximos años”, dijo el titular del Organismo de Control de Energía bonaerense (Oceba), Marcelo Sosa.
Incluso, nuestra ciudad fue sede el mes pasado de una de las reuniones en las que se trató el tema. En esa ocasión en el campo deportivo de Smata, se concretó la reunión mensual del consejo de administración de la Fedecoba (Federación de Cooperativas de Electricidad y Servicios Públicos de la Provincia de Buenos Aires). Su presidente, Ariel Enrique Guarco, explicaba que la baja tarifa era el principal obstáculo de las cooperativas eléctricas: “La situación que se viene repitiendo en los últimos ocho o nueve años tiene que ver con una tarifa que no refleja la sumatoria de costos, la ecuación tarifaria no está contemplando la compra de energía, el valor agregado de la distribución y conceptos de amortizaciones o previsiones para inversiones, esto ocurre desde la salida de la convertibilidad, es una ecuación que está ‘desajustada’ y refleja en la mayoría de nuestras cooperativas balances con números negativos por la baja tarifa”.
Además Guarco puntualizaba “que debemos ser conscientes que no se puede mantener durante mucho tiempo un servicio con tarifas que no reflejen la ecuación de costo, esa situación solamente deteriora el sistema y a largo plazo frena las inversiones. Las cooperativas tienen una inercia de inversión que es diferente a la de las empresas privadas, porque no tenemos propósito de lucro y somos los propios asociados quienes nos autoprestamos los servicios, no podemos pensar en bajar la calidad del servicio que se brinda si lo estamos ofreciendo a nosotros mismos, a nuestros vecinos y amigos”. Finalmente tras arduas gestiones las cooperativas eléctricas del interior de la provincia recibieron el esperado aumento.