Escuelas, ONGs y centros de salud de la Buenos Aires llevaron adelante más de 400 actividades destinadas a la prevención del sobrepeso y la obesidad en la infancia y adolescencia, a partir de una convocatoria del ministerio de Salud bonaerense para sumar acciones a la campaña “Armando Salud”.
Según se informó oficialmente a partir de un sondeo suministrado por la cartera sanitaria provincial que contiene mediciones del Índice de Masa Corporal en escuelas sobre 138.803 alumnos de entre 3 y 20 años, el 29,9 por ciento de los chicos sufre exceso de peso mientras que el 16,8 trepa a niveles de obesidad. Estas cifras se han mantenido estables durante la última década.
Ante esa realidad, desde el ministerio que dirige Alejandro Collia se promovieron actividades deportivas y recreativas basadas en el lema “Empezá el día con un buen desayuno”, con la intención de promover este hábito saludable sumado a una actividad física diaria que, en edades pediátricas, no debería ser inferior a 40 minutos diarios.
“Para prevenir el exceso de peso la clave está en la  variedad de la alimentación y en la actividad física regular, ambos hábitos deben estar presentes en los chicos y también en los adultos”, precisó Collia, quien se refirió al sobrepeso como “un problema de salud pública a nivel mundial”.
Para los especialistas es fundamental que desde la primera infancia, los adultos motiven a los chicos para hacer deportes o actividades físicas frecuentes, en lo posible diarias y que les resulten entretenidas, como andar en bicicleta o en patines y participar de juegos que requieran fuerza y movimiento.