Los dueños de supermercados chinos de otras dos ciudades de la provincia de Buenos Aires recibieron amenazas de muerte si no pagaban a la brevedad una importante suma de dólares a cambio de seguridad: esta vez los comerciantes “elegidos” fueron de Bolívar y Balcarce.
En Bolívar, un comerciante de origen asiático radicó la denuncia por amenazas que recibió por teléfono y que habrían sido efectuadas desde distintos locutorios de Buenos Aires o el Gran Buenos Aires. El comerciante que hizo la denuncia dijo que jamás le dieron nada a nadie y que estaban sorprendidos por el llamado, lo que generó que inmediatamente desde la Comisaría local se dispusiera una guardia permanente en los tres comercios manejados por asiáticos que existen en la ciudad.
Por otra parte, en Balcarce también existieron al menos dos amenazas en las últimas horas. Los supermercadistas hicieron la denuncia y pidieron la intervención de la Justicia, ya que les pidieron el pago de 50 mil dólares para poder funcionar. Al igual que en los demás casos, el texto de la amenaza fue escrito en Mandarín.
La semana pasada, los dueños de tres supermercados chinos de Lincoln fueron amenazados de muerte si no pagaban a la brevedad 50 mil dólares a cambio de seguridad. Esto se sumó a que en los últimos días, supermercadistas chinos de Necochea, Quequén, Mar del Plata, Tres Arroyos y Bahía Blanca fueron amenazados de muerte bajo la misma advertencia.