El control de los mosquitos se presenta como una importante estrategia para evitar la diseminación de la encefalomielitis viral equina (EVE) y el contagio en equinos y personas, al tratarse de una zoonosis.

Teniendo en cuenta que las enfermedades transmitidas por vectores son cada vez más numerosas y frecuentes a lo largo del mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un manejo integral orientado a los puntos críticos del ciclo de vida del mosquito.

Entre las medidas de control como parte de un manejo integral podemos mencionar:

  • Reducir las condiciones favorables para el desarrollo del mosquito.
  • Reducir la propagación de mosquitos adultos.
  • Evitar el contacto de mosquitos infectados con huéspedes susceptibles.
  • Fortalecer la difusión de la información sobre la enfermedad y la educación de los actores sociales para prevenir la diseminación de la misma.

El presente protocolo, elaborado desde los equipos técnicos de la Dirección Provincial de Ganadería del Ministerio de Desarrollo Agrario de la Provincia de Buenos Aires, está destinado a difundir las medidas prácticas tendientes al control vectorial, recordando que dicha estrategia es complementaria a la vacunación contra la EVE, la cual resulta ser la medida fundamental para la prevención de esta enfermedad.

Asimismo, el control sobre los pastizales (corte y remoción de la materia seca) tanto de las banquinas, plazas y otros espacios verdes del área urbana y suburbana de los municipios, tanto público como privado, la eliminación de reservorios de agua estancada (plazas, baldíos, cacharros, entre otros) y la fumigación con productos aprobados por la autoridad sanitaria, representan algunas de las principales prácticas para la con[1]tención de los mosquitos.

VECTORES ASOCIADOS A EVE
Como fuera mencionado anteriormente, las enfermedades transmitidas por vectores han cobrado una especial importancia en los últimos años, tanto en la medicina humana como en la veterinaria.

Entre la gran cantidad de especies de mosquitos con importancia clínica, son cuatro las que toman relevancia en relación a la EVE: Aedes (Ochlerotatus) albifasciatus, Anopheles pseudopunctipennis y Culex pipiens quinquefasciatus. Aedes (Ochlerotatus) albifasciatus Culex pipiens Ochlerotatus albifasciatus Anopheles pseudopunctipennis

La especie Aedes (Ochlerotatus) albifasciatus fue postulada como principal vector de los brotes por su abundancia, su amplia distribución geo[1]gráfica, su preferencia por mamíferos (particularmente equinos y bovinos) y su competencia vectorial experimental como vector de la EVE en el sur de América.

Aedes albifasciatus es un mosquito que ovipone en ambientes naturales como charcos efímeros formados por lluvias, desbordes de ríos y arro[1]yos, e inundaciones del suelo para riego. También se halla en espacios verdes dentro de zonas urbanas donde se lo denomina un mosquito “de inundación”, dado que suele registrar un aumento poblacional considerable posteriormente a la ocurrencia de precipitaciones y la formación de anegaciones temporales. Es importante tener en cuenta que el Aedes albifasciatus posee un rango de vuelo de aproximadamente 500 metros, por lo que se recomienda realizar las acciones de prevención y control en ese rango de distancia respecto al establecimiento o la vivienda.

Asimismo, dada la versatilidad y diversidad de especies problema, resulta complejo determinar medidas específicas. Es por ello que las acciones a implementar, son de carácter general y considerando los puntos críticos para la reducción de los vectores de manera integral.

1) Reducción de las condiciones favorables para el desarrollode los mosquitos (saneamiento ambiental).

A continuación se mencionan algunas recomendaciones para reducir la formación de criaderos de mosquitos:

  • Drenar o rellenar espacios de anegación temporaria que puedan servir como sitio de oviposición para las hembras de esta especie.
  • Limpiar y secar recipientes (bebederos, comederos) que contengan agua estancada.
  • Renovar el agua de bebida de los animales al menos cada tres días y mantener tapados los recipientes utilizados para el almacenamiento de agua (tanques, barriles, toneles).
  • Desechar objetos que se encuentren al aire libre y que puedan acumular agua de lluvia, o mantenerlos boca abajo
  • Evitar pastizales altos, llevando a cabo un correcto control de pastizales y desmalezamiento de áreas donde habitan equinos y zonas aledañas.
  • Tratar aguas estancadas con biolarvicidas aprobados (BTI: Bacillus thuringiensis var. Israeliensis). El BTI es tóxico para las larvas del mosquito, pero presenta muy baja toxicidad para mamíferos, aves, peces e insectos adultos.

2) Evitar la propagación de los mosquitos adultos.

La fumigación es una medida que colabora en la reducción de los insectos, pero que solo afecta a los mosquitos adultos. Además, para su implementación es importante tener en cuenta el impacto en la salud ambiental, el costo, y el riesgo de aparición de resistencia. (Ver listado de productos aprobados por la autoridad sanitaria).

Prestar especial atención a la fumigación de establos y otras instalaciones que alberguen equinos de forma permanente y/o temporaria.

3) Evitar el contacto de los mosquitos infectados con huéspedes susceptibles.

Es importante tener en cuenta frente a los brotes de la EVE evitar el contacto tanto de los equinos como de los seres humanos con los vectores posiblemente infectados.

Para evitar el contacto con el mosquito y su posterior picadura, se recomienda:

  • Colocar mosquiteros o telas metálicas en puertas y ventanas, corroborando previamente su integridad.
  • Uso de repelentes en los equinos y en las personas que tengan contacto con los mismos (veterinarios, peones). Tener en cuenta la aplicación de repelentes autorizados por el Senasa.
  • Colocar telas metálicas en las ventanas y cerrar brechas en las viviendas donde puedan entrar los mosquitos.
  • Usar pantalones largos y camisas de manga larga particularmente cuando se permanecerá fuera de las casas por períodos prolongados.
  • Minimizar actividades fuera de casa durante períodos crepusculares, período de mayor actividad de los mosquitos (amanecer y anochecer).

4) Fortalecer la difusión de la información sobre la enfermedad y la educación de los actores sociales para prevenir la diseminación de la misma.

La EVE es una zoonosis que se puede prevenir, lo que reafirma la importancia de la difusión y divulgación de las medidas preventivas por parte de las entidades nacionales y provinciales y el compromiso de los profesionales de la salud para llevar a cabo protocolos de difusión y de prevención de la misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *