Reclamo-docenteLos dirigentes de los principales gremios docentes, Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) y Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba), salieron ayer a endurecer su postura luego de que en las últimas horas advirtieran que el ciclo lectivo no empezará en la provincia si no se alcanza antes un acuerdo salarial: indicaron que pretenden una suba superior al 35 por ciento.
“Nosotros calculamos que hoy una familia necesita, para vivir dignamente, entre 8 mil y 9 mil pesos. Y el porcentaje (de aumento que piensan pedir) supera ampliamente el 35 por ciento”, adelantó la titular de la FEB. “Hay una pérdida de poder adquisitivo terrible”, argumentó.
Se trata de la primera cifra concreta que lanzan los docentes del Frente Gremial Docente, integrado por la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), el Sindicato Unico de Trabajadores de la Educación (Suteba), la Unión Docentes Argentinos (UDA), Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) y la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (Amet), luego de la devaluación del peso, algo que hasta el momento se habían negado a anticipar.
De este modo, Petrocini exhibió las importantes diferencias que existen entre las aspiraciones sindicales y los números que maneja el Gobierno provincial, que en boca de la ministra de Economía, Silvina Batakis, advirtió días atrás que no está dispuesto a afrontar subas salariales mayores al 25 por ciento.
Las distancias auguran serias complicaciones para el normal inicio de clases, previsto para el 5 de marzo en la provincia, y prevén un complejo escenario que recuerda al extenso conflicto del año pasado, que recién tuvo cierre en junio tras numerosos paros en escuelas.
“Rechazamos el 25 por ciento de incremento y pedimos un aumento muy fuerte del salario básico, que hoy es de 1.812 pesos, y la inclusión de una cláusula que nos permita ir a paritarias ante un proceso inflacionario”, agregó la dirigente de uno de los gremios fuertes del sector docente en la provincia.
Por su parte, el titular del Suteba, Roberto Baradel, advirtió que las expectativas de los gremios cambiaron drásticamente tras el impacto de la devaluación en los bolsillos de los trabajadores.
“Después de un año volvemos a hablar lo mismo, pero con un hecho extraordinario que fue la devaluación”, señaló Baradel. Sostuvo que “por la falta de decisión del Gobierno bonaerense” ve “difícil” que comiencen las clases el 5 de marzo. Sobre la limitada negociación que llevan a cabo por el momento Provincia y gremios Baradel señaló que “del 1 al 10, estamos en un 3, un 4, siendo muy optimistas”.
“Hay que tener en cuenta que la paritaria docente no es una paritaria más, no es lo mismo hablar de un aumento del 25, 30 ó 40 por ciento en un salario de entre 3.600 pesos y 4.000 pesos, que un aumento en un salario de entre 10.000 y 15.000 pesos; eso el Gobierno lo tiene que entender, tiene que haber una mejora del salario real de los trabajadores y además el porcentaje adecuado que nos permita no perder poder adquisitivo”, sostuvo el secretario general del Suteba.
El martes pasado el Gobierno bonaerense reabrió paritarias con gremios docentes y estatales pero aseguró que no hará una oferta salarial formal hasta tanto la paritaria nacional docente -todavía no convocada- fije el nuevo piso salarial.
En el caso docente, durante la semana comenzaron a funcionar cuatro comisiones técnicas integradas por dirigentes gremiales y funcionarios de segundas líneas del Gobierno provincial que abordan distintas problemáticas del sector pero no avanzarán en aumentos concretos.
En tanto, el secretario general del minoritario gremio docente Udocba, Miguel Díaz, ratificó su reclamo por un sueldo básico de 6.400 pesos (que implica una suba del 90 por ciento) y adelantó que tampoco iniciarán las clases si no les ofrecen esa improbable suma.

Paro de médicos
En medio de la presión gremial por salarios, los médicos de Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la provincia de Buenos Aires (Cicop) volverán a parar mañana y el jueves en hospitales bonaerenses para reclamar, entre otros puntos, una suba del 42 por ciento, que lleve a 10 mil pesos el salario inicial de los profesionales de la salud.

Daniel Scioli, optimista
El gobernador Daniel Scioli estimó ayer que las paritarias docentes se van a “ir resolviendo” en la provincia durante “esta semana”, a partir de “reuniones de trabajo” con los distintos gremios que agrupan a los maestros, en referencia a las comisiones técnicas.
En ese sentido, el gobernador aseguró que su administración hará “todo el esfuerzo para encontrar puntos de acuerdo”.
Sobre el reclamo de los sindicatos, Scioli dijo que “comprendo estas situaciones” porque “algo que hace a la naturaleza de los gremios es solicitar lo más posible por el ingreso de sus trabajadores”.
“Tengo diez años de experiencia en paritarias: cuatro años como vicepresidente con los trabajadores del Congreso y ahora seis años como gobernador de la Provincia. Vamos a actuar con toda la responsabilidad, con todo el esfuerzo para encontrar puntos de acuerdo”, sostuvo.