Mientras la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) ya anunció que no volverá a las aulas después de las vacaciones de invierno, la Unión de Docentes de Buenos Aires (Udocba) realizará este martes una movilización y el miércoles un paro en escuelas para reclamar la reapertura de la discusión salarial y rechazar el recorte de cupos aplicados por la Provincia en comedores escolares.
Udocba, un gremio minoritario del sector enrolado en la CGT moyanista, pide un salario básico de 6400 cuatrocientos pesos para los docentes provinciales. En ese sentido, mañana realizará una marcha a la la sede porteña de la Casa de la Provincia de Buenos Aires y el miércoles volverá a los paros por lo que terminará el semestre en conflicto abierto, ya que las vacaciones de invierno arrancan el lunes 20 de julio.
“Será una clara señala del gran malestar social que pesa sobre todos los docentes bonaerenses, porque pedimos a gritos que el gobernador (Daniel) Scioli se ponga las pilas y reaccione ante el verdadero desmadre social en que se ha convertido la educación”, dijo el titular de Udocba, Miguel Díaz.