Si bien el agua había comenzado a bajar en las primeras horas del día miércoles, parte de la estructura del puente del acceso a General Arenales cedió y el tránsito está bloqueado de manera total.
General Arenales sufrió, en las últimas horas, una crecida del Arroyo Piñeiro sin precedentes. El agua alcanzó a las casas linderas y se colocó una bomba para prevenir situaciones de mayor complejidad. No hubo evacuados en la localidad cabecera del partido, pero sí cuatro familias tuvieron que dejar sus casas en Ferré.
Ayer, la intendente Erica Revilla ofreció a los medios una conferencia de prensa junto al Ingeniero Carlos Sampaolesi y recorrió las zonas afectadas. Dijo «no podemos para el agua» y también insistió con el pedido de que los vecinos fueran cautos, que no asistieran con los chicos a jugar al acceso y aseguró que todo el esfuerzo estaba puesto en esa situación.
Si bien ya no había hoy agua sobre la ruta y tampoco se registraba una nueva crecida, el puente de acceso Centenario -sobre ruta provincial 65- no resistió la fuerza del agua y colapsó detalló el diario Democracia.