Rn estudio revela la transformación radical en el panorama de las agencias de noticias en Argentina tras el anuncio de cierre de Télam, que lleva algunos meses.

De esta manera, el país se convierte en el único del mundo en depender exclusivamente de agencias de noticias con financiamiento totalmente privado, planteando nuevos interrogantes. De todos modos, se supone que este dato destacado es momentáneo debido a que la agencia periodística volvería a abrir, aunque con otro nombre y dentro de un sistema integral de medios públicos.

El informe señala que este formato ocurre en varios países, aunque aún en la mayoría sigue existiendo la tradicional agencia de noticias con financiamiento mayoritariamente estatal. El reciente informe fue elaborado por Guillermo Nanni, investigador del Centro de estudios de Comunicación Aplicada de la Universidad Austral.

La mayor parte de los países del mundo -casi el 90%- dispone de al menos un servicio de agencia de noticias. El financiamiento estatal directo o indirecto es primordial para sostener los servicios de agencias de noticias en todo el mundo. De los países que cuentan con este tipo de servicio, en el 90% el principal o el único servicio tiene total o mayoritariamente financiamiento estatal.

Así se desprende del informe “Mapa del financiamiento de las agencias de noticias en el mundo y el caso Télam”, elaborado por el investigador del Centro de Estudios de Comunicación Aplicada de la Universidad Austral, Guillermo Nanni, a partir del anunciado cierre de la agencia pública de noticias en el país.

Según el relevamiento, en la gran mayoría de los países, donde el principal servicio de agencia noticias se sostiene con financiamiento estatal, es una agencia de noticias propiamente dicha, en contraposición a los servicios que son sistemas unificados de medios públicos.

El informe –que adjuntamos completo a continuación- incluye una situación de las agencias de noticias, públicas y privadas, en el mundo, cómo es su financiamiento, la relación con el PBI de cada país, la situación particular en Latinoamérica, el caso Télam, y las similitudes y diferencias entre los casos de la agencia pública argentina y la mexicana Notimex, entre otras cuestiones.

“El cierre de Télam, al menos por el momento, no solo marcó el fin de una agencia estatal, sino que también dejó un vacío en la provisión de noticias con financiamiento público. Este cambio radical obliga a reflexionar sobre la sostenibilidad y la independencia de los servicios de noticias en Argentina. La dependencia exclusiva del financiamiento privado puede llevar a un sesgo hacia intereses comerciales, reduciendo la diversidad y objetividad de la información disponible para el público”, advierte Nanni en las conclusiones del documento.

Para el investigador, “la falta de una agencia estatal de noticias plantea el riesgo de una concentración de poder informativo en manos de unos pocos actores privados” y postula que “para asegurar una información balanceada y democrática, es crucial reconsiderar la necesidad de un financiamiento mixto que pueda sostener tanto la independencia editorial como la diversidad informativa”.

En tanto, para Fernando Ruiz, ex presidente de FOPEA, miembro de la Academia Nacional de Periodismo y profesor de la Universidad Austral, «es importante que exista un tejido periodístico que interconecte las distintas provincias entre sí. Si no circula en forma regular la información desde cada lugar del país, se genera una desconexión que puede desdibujar nuestra verdadera realidad nacional. Ya tenemos una muy intensa y hermética burbuja Buenos Aires que pretende ser el país entero. Por eso, las agencias nacionales son clave».

El cierre de la agencia Télam fue anunciado el pasado 1 de marzo por el presidente Javier Milei en su discurso ante la Asamblea Legislativa, al dejar inaugurada las sesiones ordinarias del Congreso de este año. Tres días después, las sedes de la agencia en la ciudad de Buenos Aires fueron valladas, sus trabajadores dispensados, y su cablera y página web dejaron de funcionar. Cuatro meses después, el 1 de julio, el gobierno emitió un decreto en el que oficializó la transformación de Télam en una agencia de publicidad, mientras que prepara el lanzamiento de un servicio de noticias, integrado por un plantel de periodistas que dependerían de Radio Televisión Argentina (RTA).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *