Mientras los gremios estatales esperan una nueva convocatoria a paritarias para discutir una suba salarial y presionan con medidas de fuerza, el Gobierno salió a bajarle el tono a un aumento antes de fin de año y dieron nuevamente por cerradas las negociaciones.
Por un lado, el sindicato cegetista Udocba anunció una nueva huelga para este miércoles; por otro, la FEB, uno de los nucleamientos principales del Frente Gremial Docente, reunirá el mismo día a sus secretarios generales para definir los pasos a seguir.
También desde el sector estatal comenzaron a presionar por aumentos a la gestión Scioli. La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Provincia, que el viernes pasado marchó junto a los médicos de Cicop a la casa de la provincia en capital federal, reunirá la semana próxima a su consejo directivo con la idea de “profundizar las acciones”.
En este contexto, el ministro de Economía bonaerense, Alejandro Arlía, insistió en que el Gobierno provincial no dará un nuevo aumento salarial a docentes y estatales en lo que queda de año, tal como vienen reclamando los sindicatos que agrupan a los trabajadores de esos sectores.
El funcionario destacó que la discusión salarial quedó cerrada en las paritarias de marzo, y planteó que el ejecutivo no está en condiciones de “asumir nuevos compromisos”. En ese sentido aseguró que tanto él como el gobernador Daniel Scioli, “pretendemos que los trabajadores tengan mejores ingresos”, pero “no podemos prometer cosas que no vayamos a cumplir, porque después el conflicto es mucho más grave”.