Actualmente las ventas de semilla en la precampaña de maíz para la zona núcleo presentan valores que oscilan entre -5 a +30% según la localidad, en relación a la campaña anterior, con un promedio ponderado del 18%. Así lo señala la Bolsa de Comercio de Rosario en su seguimiento semanal sobre cultivos.
A pesar de esta tendencia a aumentar la participación de maíz en la rotación, hay muchos productores que aún no han definido la superficie a sembrar y se mantienen a la expectativa de lo que ocurre en el mercado, ya que en su mayoría encuentran dificultades a la hora de vender el cereal, en vistas de las limitaciones a la exportación, que hacen que actualmente no se registren precios disponibles para el mercado de maíz. Este hecho cobrará relevancia a medida que pasen los días, fundamentalmente para los productores que no puedan comercializar la producción del año pasado a precios razonables, máxime teniendo en cuenta los elevados costos que presenta el maíz frente a la alternativa de la soja.
Desde el punto de vista agronómico, por otra parte, de cara a la inminente siembra de maíz, “la situación de humedad de los perfiles es favorable en la región, salvo en zonas puntuales”, señala el informe de la Bolsa de Comercio rosarina. Esto permitiría iniciar la siembra en tiempo y forma en las primeras semanas de septiembre, si las temperaturas lo permiten. Hacia el este se cuenta con buenas reservas y hacia el oeste se necesitarán lluvias de entre 10 y 30 milímetros para recomponer la humedad superficial.

Zona de Bigand
En la zona de Bigand se espera una buena intención de siembra dado que se ha comercializado aproximadamente un 30% más de semilla que el año pasado. La siembra se iniciaría alrededor del 15 de setiembre pero dependerá de la temperatura de suelo y la humedad. A día de hoy no hay en general buena humedad superficial para la siembra explican los ingenieros del área.
En cuanto al cultivo de trigo sigue en buen estado, mejorando visualmente el estado y a pleno macollaje. Respecto del cultivo de cebada en esta zona, los técnicos comentan que en relación a la campaña pasada se duplicó pasando de 700 a 1.400 hectáreas.
Siguen en buen estado los trigales de San José de Esquina pese a que no hay lluvias. Por el momento la humedad se encuentra en una situación buena y de continuar esta situación de seca podemos llegar a pasar a regular. Los ingenieros están empezando a preocuparse porque, de continuar esta situación, podría limitar el crecimiento y empezar a comprometer el rendimiento en el área. En cuanto al cultivo de maíz hubo pocos cambios en las reservas de semillas, porque en esta zona la venta de semilla se da generalmente en precampaña. Se comercializó un 20% más de semilla que en la campaña pasada, por lo que se espera una intención de siembra mayor entre un 10% a 15% respecto del año pasado. La siembra comenzaría a partir del 20 de setiembre. La humedad en los lotes preparados es al momento algo justa “ya que las lluvias de invierno no están acompañando como en otras zonas” explican los técnicos.

San Antonio de Areco
En el área de San Antonio de Areco se espera un 15% de crecimiento de área para el cultivo de maíz. Este aumento se ha consolidado con nuevas ventas de semillas. Los ingenieros explican que hay buena humedad en los perfiles de la zona para un buen arranque y los lotes están limpios porque fueron barbechados temprano. Se comenzará la siembra en los primeros días de septiembre si las condiciones de temperatura y humedad son las adecuadas para asegurar una buena germinación y emergencia. Respecto a la comercialización del maíz de la campaña pasada, “hay algunas complicaciones, pero a través de los consumos van permitiendo la venta de pequeños volúmenes”, comentan en la zona.
Respecto al trigo, el cultivo sigue desarrollándose en muy buen estado: sin plagas ni enfermedades y con buena humedad en el perfil. El 90% del área alcanzó la etapa de macollaje y se están aplicando fertilizantes nitrogenados. Respecto de cebada en la zona, si bien se siembra muy poco, esta campaña se hizo algo más que el año pasado en reemplazo del trigo con contrato con las materias, pero la superficie destinada es muy puntual explican los técnicos.