“Las marchan no son por Jordán, sino para que se termine el flagelo de la droga acá en Rojas. Por eso es importante que todo el pueblo salga a la calle, para que los chicos no caigan en la droga. Acá todos sabemos quien la vende, quien la trae, pero nadie dice ni hace nada” le dijo, contundente, a Tiempo de Noticias Elizabeth González, la madre del joven Jordán Santiago, quien muriera por causas que se tratan de establecer y cuyo cuerpo fue encontrado en la ex fábrica BARF.
“Rojas se tiene que despertar, se tiene que poner de pie. La policía es de todos, y tenemos que ayudarla para que pueda trabajar menor” siguió explayándose González, quien que tajante al aclarar que “estas marchas no son políticas, no me interesa en absoluto hacer política. Lo que quiero es que mis hijas y el resto de la juventud de Rojas pueda tener una linda infancia, y que crezcan sanos”.
Aunque todavía se sigue aguardando que el fiscal de la causa, Angel Quidiello, se dedica a solicitar la detención de por lo menos una persona, hasta el intendente de Rojas, Miguel Cobo, reconoció que hay semiplenas pruebas en el marco de la investigación del asesinato del joven Jordán Emanuel Santiago, de diecisiete años, que conducen la pesquisa en una dirección que parece totalmente definida.
Las hipótesis, desde un primer momento, apuntaron a una persona del entorno del muchacho asesinado, que sería quien lo habría citado en el predio de la ex Barf, donde aquel fue ultimado a puñaladas. En ese marco, habría contado con la colaboración de otras personas, si bien no para la comisión del crimen, tal vez para intentar ocultar el cuerpo del joven. Por eso habrían transcurrido unas veinticuatro horas entre el crimen y el hallazgo del cuerpo.