En el cuarto mes del año, los productores comercializaron 2,3 millones de toneladas de poroto.

El avance de la cosecha y la importación desde Paraguay permitieron sostener los niveles de molienda, que en el primer trimestre de 2024 alcanzó uno de los mejores registros de los últimos ocho años.

Tras el retraso que evidenciaba la comercialización de soja correspondiente al ciclo 2023/24, desde la industria exportadora reconocieron que a medida que avanza la cosecha comenzaron a mejorar las ventas del poroto.

De acuerdo al monitor agroindustrial que cada mes publica la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC),  los productores vendieron durante abril 2,3 mil millones de toneladas de soja de la actual campaña. En paralelo, las ventas de soja disponible del ciclo 2022/23 acumularon 273.000 toneladas y van en retroceso, ante la merma en las existencias de soja fisica de los productores.

Esta mejora en las ventas se reflejaron en la recuperación de índices vinculados a la actividad. Uno de ellos es que se recuperó el ingreso de camiones con soja a los puertos del Gran Rosario, con un total de 102.362 vehículos en abril versus los 39.318 que se registraron en marzo.

“El patrón de ingreso de camiones en esta cosecha es muy similar al registrado en la cosecha 2022, cuando ingresaron 105.894 camiones, previa al año de la sequía del 2023”, señalaron.

MEJORA EN EL NIVEL DE MOLIENDA
Otra variable que mejoró en el negocio es el nivel de molienda. Sobre este tema, explicaron que fue posible a partir del aumento en el grano disponible y las importaciones de grano desde Paraguay en el primer trimestre de 2024, que permitieron sostener y aumentar el crushing.

Con estos antecedentes, en marzo se procesaron 2,9 millones de toneladas de poroto, mientras que en febrero se molieron 2,2 millones de toneladas. En el análisis global, la molienda de soja entre enero y marzo de este año ascendió a 7,3 millones de toneladas y es la segunda mayor para este período desde 2016, cuando se llegó al récord de 10,3 millones de toneladas.

En el caso del maíz, Ciara-CEC también destacó un impulso en las ventas. A partir del reinicio de la cosecha tras las lluvias al final del primer trimestre, en marzo y abril señalaron que los productores comercializaron 4,9 millones de toneladas, casi el doble en relación a las 2,7 millones comercializadas en el mismo período del año pasado.

“El inicio de la cosecha de maíz temprano en marzo de este año y la necesidad de recomponer liquidez por parte de los productores impulsaron el fuerte volumen de oferta en el mercado”, concluyeron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *