En los principales alimentos de la canasta básica, los impuestos tienen una fuerte incidencia en el precio final.

De acuerdo a un trabajo elaborado por la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) -a partir de valores del pasado mes de agosto- de cada cuatro pesos en el precio de la carne, el pan y la leche, un peso corresponde a impuestos.

En análisis de las principales variables que componen los precios de esos tres alimentos es por demás elocuente.

En el caso de la carne vacuna, el feedlot explica el 31% de los costos, seguido por la cría (29%) y en tercer lugar los impuestos, con un 24%.

Del total de los impuestos que debe tributar esta cadena de valor, el 75,2% son nacionales, 19,7% provinciales y el 5,1% municipales. El impuesto a las ganancias y el IVA, son los de mayor participación, que juntos representan el 63% del total abonado por estos conceptos.

Al analizar la participación de cada impuesto sobre el total que aporta la cadena, el IVA es el de mayor importancia, concentrando el 39,1% del total.

Sin embargo, el IVA en la cadena de la carne bovina representa menos que en leche (66,5%) y en pan (40,6%).

En segundo lugar, el Impuesto a las Ganancias (neto de impuesto a los créditos y débitos) representa el 24,3% y, en tercer lugar, ingresos Brutos con el 16,3%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *