En la provincia de Buenos Aires viven 941.941 extranjeros, más de la mitad de los que están en el país. Además, de ese total, el 80,3 por ciento son provenientes de países del continente, muy por encima del 62,7 por ciento de diez años atrás. Así se desprende de los datos del Censo 2010, que arroja que el 6 por ciento de la población bonaerense es nacida en otro país.
A pesar de las olas inmigratorias, la participación de los extranjeros en la población total que en 1914 llegó a alcanzar a casi el 30 por ciento, fue decreciendo hasta alcanzar apenas el 4,1 por ciento en 2001. Ahora, en el país la cifra se ubica en 4,5 por ciento, es decir 1.805.957. De esa cifra, el 52,15 por ciento residen en la provincia de Buenos Aires: 742.859 en el conurbano y 199.082 en el interior.
Un dato llamativo es que del Censo de 1991 al de 2001, el aumento de extranjeros en la provincia había sido casi nulo: 0,48 por ciento. Sin embargo, diez años después el incremento fue de 24,16 por ciento, al pasar de 758.640 en 2001 a 941.941 el año pasado. A partir de estas cifras se infiere que la población extranjera creció en un porcentaje superior al de la población local, que aumentó un 13 por ciento: casi el doble.