Hubo un fuerte avance intersemanal de labores de siembra de maíz, abarcando el 70% del área destinada al cereal temprano, y con el este cordobés y sur santafesino llevando la delantera. En general, las condiciones de humedad son buenas en el 60% del área núcleo y los cuadros nacidos presentan uniformidad.
A pocos días de la campaña de soja, los precios demandados por los alquileres no ceden, pero sí se han flexibilizado otras condiciones, como por ejemplo la extensión de los plazos de pago. Sí hubo reducción de valores en algunos lotes muy marginales o se acordó parte del alquiler en porcentaje.
Ante la mejora de la rentabilidad de la ganadería aparece la pregunta sobre la posibilidad del retorno de la actividad a la zona núcleo. En realidad, es muy puntual el avance de esta actividad sobre la agricultura dependiendo, en gran medida, de la capacidad instalada en infraestructura. La pérdida de estructuras en las últimas dos décadas y los altos costos de implantación de las pasturas hacen difícil el retorno de la cría de ganado en lotes que desde hace varios años están en agricultura continua.

EL TRIGO SE ENCUENTRA AMENAZADO POR ROYA
La semana se presentó con precipitaciones dispares. Los mayores acumulados de lluvia se observaron sobre el norte de Buenos Aires y en la provincia de Santa Fe con un promedio entre los 10 y 15 mm. La zona de Córdoba sigue rezagada con las lluvias. Sólo recibió entre 1 y 5 mm. Con las precipitaciones se incrementaron los controles de enfermedades en los lotes de trigo. Las fumigadoras están en acción con los tratamientos para roya anaranjada y mancha amarilla.
En algunas localidades también se observa una leve presencia de virosis y bacteriosis. También los lotes de cebada se están controlando por enfermedad de mancha en red. También se enciende la alerta por la aparición dechinches de los cuernos y pulgones. “Cada día la valla de los costos a saltar es más alta” grafica bien un productor ante los nuevos controles que se vienen para proteger el cultivo. El trigo se encuentra en un 50% en encañazón, pero los estadios van desde pleno macollaje a espigazón.
Si bien la condición se reparte en buena y muy buena, aumentó la calificación de lotes en regular estado. Se empieza a revelar de a poco el efecto los cambios bruscos de temperatura de este invierno. Muerte de macollos por heladas y bajas tasas de macollaje por la falta de frío podrían haber afectado el potencial del cultivo en la región.