Como resultado de la Ley de Fertilidad Asistida sancionada en la provincia de Buenos Aires, el próximo lunes nacerá el primer bebé concebido tras la sanción de la normativa, inspirada según subrayó Daniel Scioli en “la firme convicción de entender la vida como el bien más sagrado”.
Según se informó oficialmente, se trata de un varón, cuya madre, Mariana Rodríguez, de 33 años, dará a luz en el Hospital Ramón Carrillo de Tres de Febrero. La mujer, recibió su tratamiento de baja complejidad en el Hospital Güemes de Haedo.
Scioli se mostró feliz por la noticia y manifestó que dichos tratamientos son considerados por su gestión como “políticas de Estado” y recordó que la infertilidad “es un mal que aqueja a una de cada siete parejas” y con la Ley “dimos un gran paso hacia nuestro objetivo».
Es la primera pareja que tendrá un bebé a partir de la puesta en marcha del programa que garantiza los tratamientos gratuitos en hospitales públicos de la Provincia, tras el reconocimiento de la infertilidad como una enfermedad.
“Le hicimos una estimulación ovárica y luego una inseminación artificial, lo que permitió superar las dificultades que presentaba para quedar embarazada”, explicó Fernando Luzuriaga, referente en fertilización del Güemes.
El médico explicó que la cesárea está programada para el próximo lunes a las 8.30 en el hospital Carrillo porque cuenta con una nueva neonatología, totalmente equipada, para asistir al recién nacido en caso de que se susciten complicaciones. Además, se tratará de un bebé prematuro, ya que nacerá con 36 semanas de gestación, por lo tanto, es de esperar que precise internación.
En rigor, la intervención se adelantó porque la mujer presenta un síndrome inmunológico con retardo de crecimiento, motivo por el cual los especialistas evaluaron pertinente adelantar el nacimiento.
Además de Mariana, otras 43 mujeres lograron un embarazo tras la entrada en vigencia de la ley de fertilización en cinco hospitales públicos de la Provincia que incluye, además del Güemes, al San Martín de La Plata, Alende de Mar del Plata, Penna de Bahía Blanca y Eva Perón de San Martín.
Por otra parte, la ley obliga a las obras sociales y empresas de medicina pre-paga a cubrir los tratamientos de sus afiliados con dos años de residencia en territorio bonaerense.