douglasDouglas Haig perdió 3 a 2 en Tucumán en el reinicio de la Primera B Nacional de fútbol. Fundamentalmente por lo realizado en los segundos cuarenta y cinco minutos, el conjunto de Pergamino mereció un poco más, pero se topó con un Atlético eficaz, que supo aprovechar las situaciones generadas y se quedó con los tres puntos. Adrián Aranda y Miguel Alba marcaron los tantos del conjunto pergaminense.
En el arranque del trámite Douglas Haig insinuó ser profundo por intermedio de Pablo Mazza y en los instantes iniciales el volante ofensivo estuvo a punto de convertir, pero “Pablito” se adelantó apenas a la línea defensiva del decano y el réferi asistente marcó la posición fuera de juego cuando quedaba cara a cara con el arquero Luchetti.
Pero pocos imaginarían que los primeros veinte minutos serían fatales para el rojinegro y a los 6´ Luis Rodríguez abrió el marcador en la primera situación peligrosa para el arco defendido por Guillermo Alvarez. Desde la derecha Peña mandó un centro preciso al área del conjunto pergaminense y “La Pulga” conectó con el parietal derecho de su cabeza para descolocar al arquero de Douglas Haig y marcar el 1 a 0. Con pocas ideas, pero con mucha entrega, el rojinegro fue en búsqueda del empate y Gabriel González se mostró muy movedizo en ofensiva. El “Bibi” se asoció permanentemente con Aranda en ofensiva y por momentos ambos inquietaron a la defensa rival, aunque no pudieron gravitar en toda su dimensión. Hasta que a los 15´ nuevamente Atlético Tucumán le dio otro cachetazo al rojinegro por intermedio del mismo jugador, Rodríguez. En esta oportunidad “La Pulga” encontró el rebote en la medialuna del área visitante y su disparo fue inatajable para Alvarez, que nada pudo hacer para evitar el 2 a 0.
A partir de ese momento a Douglas Haig se le hizo muy difícil encontrar los espacios y generar fútbol de mitad de cancha hacia delante. Sin embargo, con sacrificio, el equipo de Tempesta se fue acercando al área tucumana y a los 31´ pudo concretar en el arco de enfrente. La jugada comenzó en los pies de Augusto Alvarez que le cedió el balón a Barreto y el uruguayo mandó el centro pasado al área de Atlético. Aranda apareció por detrás de la defensa adversaria y su cabezazo sirvió para que el rojinegro provoque el descuento.
Sobre el final de la primera parte el “Bibi” contó con una clara posibilidad para mandar a su equipo al descanso con el marcador igualado, pero en su recorrido al arco rival, el delantero no quiso ser egoísta y le cedió el balón a Aranda. La jugada se diluyó y así Douglas Haig finalizó los primeros cuarenta y cinco minutos con el resultado adverso.

El segundo tiempo
El complemento fue todo de Douglas Haig. Siendo compacto, agresivo en ofensiva y batallando en todos los sectores, el conjunto de nuestra ciudad se apoderó de las acciones y mereció alcanzar rápidamente la igualdad. A los 8´ Mazza apareció con velocidad en toda su dimensión, le cedió el balón a Aranda y el remate del “Bati” dentro del área pegó en los pies de Luchetti, que envió el balón al corner. Ocho minutos más tarde nuevamente Mazza fue protagonista de otra situación ofensiva, pero en esta ocasión el volante creativo realizó “la personal” y de frente al arco sacó el remate que se desvió en la cola de Galíndez.
En el mejor momento de Dou-glas Haig en el compromiso Tempesta decide realizar dos variantes poco oportunas. A los 17´ manda a la cancha a Miguel Alba y Gonzalo Rovira en lugar de Gabriel González y Adrián Aranda, una determinación criticable de parte del entrenador y que no cayó bien, sobre todo entre los jugadores que salieron.
Si bien a pesar de las variantes Douglas Haig no perdió su ambición ofensiva, a los 32 minutos Atlético Tucumán aumentó la diferencia en el resultado. Tras una contra rápida del conjunto que dirige Ricardo Rodríguez, Almerales quedó solo dentro del área y definió para establecer el 3 a 1 ante la mirada de Alvarez. Pero cuando parecía que el encuentro finalizaría con ese tanteador, a los 44´, con poco tiempo para revertir el resultado, Galíndez le cometió infracción a Quintana dentro del área y el árbitro Darío Herrera señaló el penal para el rojinegro (en esa jugada fue expulsado Galíndez). Alba tomó el balón, lo acomodó y su remate al medio provocó el descuento. Douglas Haig terminó mucho mejor el partido que Atlético Tucumán, pero el rojinegro se fue cabizbajo por el resultado, ya que a pesar de haber sido superior en lo futbolístico, se encontró con un rival práctico y que nunca lo perdonó.