La fuerte caída en la demanda en la construcción llevó al gigante de artefactos para el sector Ferrum a frenar la producción ante el “nivel acumulado de inventario de producto terminado”.

Se trata de la planta de Villa Rosa, en el partido bonaerense de Pilar, que estará inactiva durante todo julio. En cambio, la otra planta ubicada en Avellaneda seguirá operando con normalidad, según informó la empresa a la Comisión de Valores.

El stock de artefactos sanitarios que tiene le alcanza para atender las expectativas habituales de demanda sin afectar el giro comercial de la compañía, se indicó.

En abril la construcción se derrumbó 37% y acumula una baja del 32% en el primer cuatrimestre, según el INDEC.

El rubro más afectado fue productos de cerámica, que cayó 48%. De esta forma, Ferrum se suma a otros proveedores de insumos que debieron ajustar sus niveles de producción.

La empresa había aplicado en el sector de grifería suspensiones de 800 de sus 1.500 empleados durante 26 días en mayo y junio.