El Concejo Deliberante celebró su penúltima sesión ordinaria antes del recambio institucional que se producirá el 10 de diciembre próximo, y envió a comisión dos temas polémicos: la cesión de un terreno solicitado por la Asociación Comisión Cultural Carabelas para la realización del festival folclórico anual de la localidad, y un pedido de un particular para que sea escriturado a su favor el predio donde hasta hace algunos años funcionara el frigorífico Boicam, precisamente el que trabajadores despedidos de esa empresa pretenden reactivar conformando una cooperativa. La nota ingresada al cuerpo, que también pasó a comisión, está firmada por el último propietario del emprendimiento, Horacio Chevillard, y por quien aduce haberlo adquirido, Sergio Saláfrica.