Cerca de 11 millones de hectáreas se encuentran afectadas por inundaciones a raíz de las intensas lluvias que se vienen registrando desde agosto en la Provincia y de acuerdo a las estimaciones de las entidades del campo, esta situación implica que ya se registran pérdidas para el sector por unos 4.500 millones de peso.
Además, el cuadro podría agravarse en las próximas horas debido a los pronósticos que adelantan más precipitaciones en gran parte del territorio bonaerense. En muchas de las localidades afectadas debería comenzar la siembra de maíz y se estima que en vastas zonas ya no tendrán esa posibilidad.