La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, dijo que uno de sus objetivos es “reducir el gasto político” y advirtió que «seguramente» en su gestión van a «iniciarse» obras contra las inundaciones que «no se van a terminar en estos cuatro años».
Tras insistir en que su administración recibió una «provincia quebrada» con un «déficit estructural muy alto» que todavía no terminaba de «estimar», apuntó a reducir el gasto político. Al consultarse cómo hacerlo, respondió: “Los recursos que se destinan a cargos políticos, entre asesores y funcionarios. Creo que se puede hacer un equipo más chico, más funcional, y que esté comprometido todos los días con la tarea”.
En ese sentido, en una entrevista con el diario La Nación siguió: “También se puede trabajar mucho en los precios que paga la provincia, en gran parte determinados por la deuda con los proveedores y lo que el Estado tarda en pagar. Creo, además, que esta provincia tiene una oportunidad con un nuevo escenario macroeconómico de salir a tomar deuda de organismos internacionales, a tasas bajas y para infraestructura”.