Los intendentes de Alberti y Carlos Casares admitieron que la situación en sus distritos es «complicada» a raíz de las inundaciones que castigan el noroeste provincial. El jefe comunal de Carlos Casares, Walter Torchio, manifestó que «en siete días sufrimos 180 milímetros y más de 1700 en el año y es preocupante por que además los pronósticos no son alentadores de aquí hasta fin de año».
Además, señaló: «La verdad que si estoy preocupado, pero no desanimado. Tengo en claro que no importan las dificultades, pase lo que pase uno siempre debe tirar para adelante, y yo hago las cosas con esa visión, tirando para adelante, poniendo toda la voluntad y todas las ganas».
Por su parte, la intendenta de Alberti, Marta Medici, afirmó que la situación en su distrito es complicada con «mucha agua en los campos bajos y cortes de caminos que unen con los demás pueblos del partido».
«Hay mucha agua en los campo que son bajos tratando de mantener las vías de comunicación para evitar el aislamiento con los pueblos del partido», explicó la mandataria, aunque admitió que el panorama en Alberti no es tan complejo como en Carlos Casares, Chivilcoy, Nueve de Julio y Luján