En los últimos días las clínicas recibieron de parte del Instituto Obra Médico Asistencial (Ioma) el pago en efectivo del 30 por ciento correspondiente al monto adeudado por las prestaciones de mayo. En agosto habían recibido también en efectivo un porcentaje del 20 por ciento y el resto recién esta semana se logró negociar a través de un bono, que fue colocado como garantía en un préstamo del Banco de la Provincia.
Esta modalidad de pago de la deuda que el Ioma mantiene con los prestadores del sector privado de salud no alcanzó a cubrir ni las expectativas ni las necesidades de las clínicas y sanatorios, por cuanto la obra social mantiene atrasos en el pago de servicios ya ofrecidos a los afiliados de la obra social del Estado provincial.
Fuentes del sector consultadas por LA OPINION confiaron que el Ioma entregó bonos por el 50 por ciento correspondiente a las prestaciones de mayo, que recién al 15 de este mes pudieron cobrarse a través de un crédito que se tomó con el Banco de la Provincia.
Al respecto, explicaron que Fecliba había enviado una notificación con alternativas de negociación y utilización de los bonos: negociarlos en el mercado de valores o solicitar un préstamo en el Banco de la Provincia tomándolos como garantía de crédito. Esta segunda opción fue, según señalaron, la que tomaron la mayoría de los prestadores, en virtud de la urgencia de contar con el dinero para afrontar compromisos tomados y de sostener las prestaciones.

Coyuntura compleja
Si bien el pago de la deuda de mayo descomprimió la posibilidad de la interrupción del servicio, medida que había sido anticipada por los prestadores cuando se declararon en estado de movilización ante los atrasos, no logró revertir la coyuntura compleja por la que atraviesa el sector que este mes tuvo que asumir el pago de un incremento salarial del 15 por ciento a los empleados, negociado en paritarias y sostener el aumento de costos que supone la prestación de los distintos servicios.
En este contexto, la promesa del Ioma es pagar antes de fin de mes un porcentaje de las prestaciones correspondientes a junio, aunque hay cautela por cuanto aún no se tienen precisiones respecto de la forma en que se instrumentará el pago.