Warning: sprintf(): Too few arguments in /home/customer/www/tiemporojas.com/public_html/wp-content/themes/chromenews/lib/breadcrumb-trail/inc/breadcrumbs.php on line 253

Otra especie con control problemático y que preocupa mucho a los agricultores es la rama negra (Conyza bonariensis). Esta especie se ve mucho en lotes destinados a siembra directa, pero en realidad hasta hace pocos años no representaba una dificultad tan importante, tal vez porque su difusión era menor y/o el glifosato la controlaba mejor.
Pero, a partir de las campañas 2005/06, 2006/07 empezaron a observarse plantas que escapan al glifosato, especialmente si se aplican en un estado de desarrollo avanzado (comienzos de floración y/o en fructificación). Esto ocurre normalmente en lotes en los cuales el primer tratamiento de barbecho químico se realiza tardíamente.
Sin embargo, en aplicaciones tempranas no más tarde de junio, con la utilización del glifosato sólo o en mezclas con ciertos herbicidas residuales se suele controlar eficazmente esta maleza. Cuando se usa la combinación con residuales, el control además de bueno resulta persistente y con esta práctica se puede llegar a las siembras de los cereales gruesos sin su presencia.
En el peor de los casos las infestaciones son bajas y de plantas juveniles, las cuales se eliminan con relativa facilidad mediante una nueva aplicación de glifosato sólo, o en mezcla con algún herbicida selectivo en preemergencia de soja, como clorimuron o 2,4-D en dosis no muy altas. Si existiera rama negra en lotes con soja implantada, se recomienda utilizar glifosato clásico a razón de cuatro a cinco litros por hectárea, que puede complementarse con la incorporación de medio a un litro por hectárea de aceite mineral o vegetal, o usar dos a 2,5 kilos por hectárea de glifosato al 74,6 por ciento.
Otra maleza que suele verse a menudo en lotes de barbecho químico y muy asociada a rama negra es coroyuyo (Petunia axillaris). Lo mismo que se dijo para el control de rama negra se puede sugerir para coroyuyo. Las plantas juveniles (roseta no mayor a 10 centímetro de diámetro), se eliminan relativamente bien con tres litros de glifosato. Es importante destacar que coroyuyo tiene cierta tolerancia a los herbicidas hormonales.
En los meses de octubre a diciembre, esta maleza suele desarrollar matas grandes y colonias bastantes tupidas que pueden escaparse incluso a dosis importantes de glifosato. Pero en general, las dosis recomendadas para rama negra, cuando invade cultivos de soja establecidos, también son efectivas para el control de coroyuyo.

*Las claves

La misma receta para rama negra y coroyuyo puede servir para controlar las siguientes malezas, principalmente si se encuentran en un estado avanzado de desarrollo: sombra de liebre (Senecio pampeanus); ortiga (Urtica urens); clavelón (Tragopogun dubius); carne gorda (Talinum paniculatum); violetilla (Hybanthus parviflorus); diente de león (Taraxacum officinalis); mercurio (Modiolastrum gilliesii); botoncito blanco (Borreria verticillata); y chilquilla (Baccharis sp).