Así lo indicó un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario.

La actividad de la agroindustria nacional registró una ligera caída del 1% en febrero con relación
a enero, pero se mantiene la tendencia creciente que comenzó a perfilarse en octubre del año pasado.

Según el índice de producción agroindustrial (IPAA) de la Bolsa de Comercio de Rosario, a pesar de la baja registrada en el segundo mes del año se mantiene la tendencia creciente y se perfila octubre de 2023 como un piso para la actividad del sector.

Con este 1% de caída, la actividad se sitúa en un nivel semejante al de febrero del año pasado: la performance del sector venía deteriorándose desde marzo de 2023, producto de la sequía de la última campaña 2022/2023, alta inflación, menor demanda interna y otros factores, de acuerdo con el reporte.

La entidad rosarina explicó que con la llegada del El Niño a fines de octubre, comenzaron a registrarse importantes lluvias que permitieron recomponer el perfil de humedad de los suelos, lo cual generó grandes expectativas para la cosecha gruesa.

Noviembre y diciembre también fueron meses positivos en este sentido, mientras que enero registró una ola de calor importante que provocó una pérdida de 100 mil hectáreas de soja; según las últimas estimaciones disponibles, se espera que la cosecha gruesa sea sustancialmente superior a la de la campaña anterior.

La Bolsa de Rosario puntualizó además que, en febrero, el principal incremento mensual se registró en la industrialización de girasol, con un incremento mes a mes del 15,2%.

Dentro del sector agrícola industrial, sólo la industrialización de trigo pan acompañó al girasol en terreno positivo, con una variación mensual de 1,3%.

La industrialización de cebada y soja exhibieron una variación mensual negativa, de -1,3% y -4,5%, respectivamente.

En lo que respecta a biocombustibles, tanto la producción de bioetanol a base de maíz como la producción de biodiesel registraron caídas respecto a la producción del mes inmediato anterior, con una  variación de -6,6% para el primero y de -12,0% para el último.

En contraposición, dentro del sector pecuario industrial sólo se registraron guarismos positivos: la faena porcina lideró los aumentos mensuales con una variación del 6,0%, seguida de cerca
por la faena aviar (4,7%).

En la comparación interanual la evolución fue principalmente positiva: dentro del sector pecuario industrial, la faena aviar lideró el crecimiento, con un registro 15,4% mayor al del mismo mes del año anterior.

En el sector agrícola, la industrialización de soja y de girasol exhibieron un marcado incremento interanual de 17,0% y 12,0%, respectivamente, seguida por la industrialización de trigo con un incremento interanual del 5,6%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *