Aunque en el primer trimestre las ventas al gigante asiático se mantuvieron activas, desde el USDA estiman que China reducirá sus compras en 2024.

El Rosgan cree que podrían ingresar 16% menos divisas por exportaciones de carne.

El peso de China en el mercado mundial de carnes es indiscutible y terminó de afianzarse entre los años 2017 y 2022.

Pero las últimas proyecciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) anticiparon que las compras del gigante asiático se ajustarán en 127.000 toneladas y quedarán en 3,45 millones de toneladas anuales.

Este retroceso se origina a partir de la desaceleración del consumo interno en China y la amplia oferta local de carnes que acumula desde el año pasado.

El dato que preoucupa a los frigoríficos es esta potencial caída en los despachos. En un contexto de caída en las cotizaciones internacionales, el negocio mantenía sus números a partir de una relativa estabilidad en los volúmenes exportados.

Pero si se confirma esta retracción en China, la mayor participación de Estados Unidos en los envíos de carne vacuna puede tener un impacto negativo en el ingreso de divisas en este sector.

Lógicamente, esto significa un problema adicional para una Argentina necesitada de divisas y que también está viendo cómo caen permanentemente las proyecciones de ingresos de dólares como consecuencia del desplome de los precios internacionales y de los problemas que atraviesa la cosecha argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *