Con respecto al año pasado, los frigoríficos faenarían un millón de cabezas menos.

Desde el Rosgan aseguran que estos números no están tan lejos de años récord y que se espera un repunte en la segunda mitad del año.

Las buenas noticias para el campo no solo llegan de la mano de la agricultura. En el caso de la ganadería, los datos de faena comenzaron a mostrar que si bien los números son menores en relación al año pasado, no son tan malos como se esperaba hace algunos meses.

De acuerdo al mercado ganadero de Rosario (Rosgan), en abril se faenaron 1,07 millones de cabezas. Con respecto al mes previo, estos números representaron un leve crecimiento de 1,4%, aunque fueron un 13% menor con respecto al mismo mes del año pasado.

ras pasar el primer cuatrimestre del año, el Rosgan comenzó a esbozar algunos números para ver qué sendero transitarán los frigoríficos este año.

En principio, se espera una faena potencial para todo 2024 de 13,5 millones de cabezas, cifra que representa un millón menos de animales si se compara con el año previo.

FACTORES DE LA FAENA EN 2O23
Al respecto, cabe recordar que en las 14,6 millones de cabezas que la industria procesó el año pasado tuvo mucho que ver la sequía, que aceleró la salida de hacienda de los campos. Número que, por otra parte, estuvo por debajo del máximo de 15,1 millones que se faenó en 2022.

En los primeros cuatro meses del año, el total de animales faenados fue de 4,34 millones, un 8% menos respecto de los 4,72 millones faenados en los mismos cuatro meses de 2023. De todas maneras, se trata de una de las cifras más elevadas de los últimos años, para un primer cuatrimestre.

De hecho -quitando a 2023 de la ecuación- se trata de una de las faenas más elevadas en este lapso tras los picos de 2008 y 2009.

SE SIGUEN YENDO VIENTRES
En este marco, hay un dato que sigue preocupando: la faena de hembras también sigue siendo alta en proporción a la faena total, más del 47% en el primer cuatrimestre.

Para llegar a ese porcentaje, se procesaron 2,05 millones de hembras, cifra que comenzó a marcar una reducción en la comparativa interanual, cercana a las 300.000 cabezas.

En el 8% que cayó la faena general, el mayor retroceso fue en novillos, con un 16% interanual, seguido de la vaca, con un 13%. En el resto de las categorías, los novillitos perdieron un 7% y las vaquillonas fueron las menos afectadas, con un 3,6%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *