Tras dos años sin poder cumplir con las metas de inflación, el Gobierno decidió “recalibrar”, según palabras de Marcos Peña, las estimaciones para los próximos años. En ese sentido, anunció este jueves la decisión de recalibrar las metas de inflación para los próximos tres años, que serán de 15% para 2018, 10% para 2019 y 5% para 2020, al tiempo que afirmó que este año «se consolidó un sendero de baja» en el costo de vida.
El equipo económico de Mauricio Macri calculaba un proceso de desinflación para los próximos años que iba a ser de 10% en 2018 y 5% en 2019. Ahora, retrasarán todo 12 meses: de 10% pasará a 15% en 2018 y de 5 % subirá a 10% para 2019, para recién llegar al 5% en 2020.
«Hemos decidido recalibrar nuestras metas de inflación vigentes para los años subsiguientes. Lo que hemos hecho es demorar un año la llegada a nuestro objetivo de inflación del 5 por ciento, de 2019 a 2020», afirmó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.
El funcionario explicó que las metas de inflación del 2018 estarán en torno al 15 por ciento, una cifra alejada del 10 por ciento que había previsto la Casa Rosada. «El objetivo del 10 por ciento pasará al 2019 y para 2018 nuestra meta va a ser del 15 por ciento», indicó Dujovne.
Al relajar las metas de inflación, el Gobierno podría lograr que bajen las tasas de interés y asegurar que el año próximo la economía crezca. La inflación de este año terminará en torno del 24 por ciento, lejos de la meta del 17 por ciento fijada por el BCRA.
Dujovne, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Finanzas, Luis Caputo; y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, son los encargados de realizar el anuncio.