El director general de Cultura y Educación bonaerense, Alejandro Finocchiaro, afirmó este miércoles que la responsabilidad de la cartera a su cargo es que «los chicos tengan clases» y remarcó que la decisión de limpiar las escuelas se corresponde con la disposición de la Justicia que atendió la acción de amparo presentada por un grupo de padres que exigían a la Provincia la  regularización del ciclo lectivo.
La resolución judicial establece el compromiso de la Provincia para garantizar el acceso inmediato de los menores al ámbito escolar y de ese modo, se autoriza la contratación de servicios de limpieza girando recursos a la cooperadora escolar para la contratación de auxiliares de la educación así como también personal del servicio alimentario.
Finocchiaro explicó que «hace dos días firmé una resolución que me permite tomar medidas emergencias y entre otras está la de contratar empresas para que hagan la limpieza de las escuelas y así los chicos vuelvan a clases».
Dijo que la medida de fuerza que impide el normal desarrollo de las clases «es de un solo gremio que se llama SOEME, que es minoritario en la provincia, pero impacta en educación».
Y en la misma línea señaló que «la paritaria de los estatales se cerró y este gremio perdió. Se votó y ganaron los otros gremios aceptando la propuesta».
«Soeme comenzó esta huelga que impacta» sobre el normal desarrollo de las clases y destacó que «esperábamos resolver el conflicto a través del diálogo, pero este es un gremio muy difícil, de características violenta. Es el gremio que el año pasado tomó la Dirección de escuelas en la anterior gestión y hace tres semanas nos sitió el ministerio».
Finocchiaro resaltó que de ninguna manera limpiar las escuelas «atenta contra los derechos laborales, porque no estamos echando gente. Tenemos que garantizar el derecho a la educación, que está por encima de muchos otros derechos de acuerdo a la Ley de Derechos del Niño».
Asimismo, manifestó su expectativa de que la representación de SOEME «se siente y trate de arreglar las cosas como deben ser arregladas».
El director general de Cultura y Educación puntualizó que «acá hay gente que está en huelga. No los echamos, no lo reemplazamos; el trabajo que ellos no están haciendo, nosotros lo suplimos de otra manera y con otras personas. El día que depongan su actitud pueden ocupar su lugar de trabajo. Si no cualquier servicio esencial que no sea prestado por una huelga paralizaría el país».
Finocchiaro destacó que Educación avanzará en la adecuación de un plan de contenidos para paliar los efectos del período sin actividades» y expresó que la medida de la justicia implica que «en el término de 48 horas, esta misma resolución deberá hacerse extensiva a todos los establecimientos escolares afectados por este conflicto».