El ingeniero Héctor Pieters brindó un panorama sobre el presente del campo luego de las lluvias y de una semana con temperaturas elevadas para esta época del año. En diálogo con Tiempo Agropecuario indicó que “La siembra de trigo se finalizó en excelentes condiciones, lo que están provocando estás últimas altas temperaturas es un desarrollo muy importante. Tenemos buena humedad, buena cantidad de plantas y lo que hace falta es completar la fertilización nitrogenada. Pero en un año de mucha humedad esto viene acompañado con problemas de enfermedad. La mezcla de fertilizante foliar y fungicida sería lo ideal para esta época.
Junio y Julio son meses en los que muchos años no llovió, pero una lluvia de unos 20 milímetros en poco tiempo hace que se potencie enormemente, y sumado a estas temperaturas hace que las enfermedades “se preparen para hacer su fiesta”, pero tenemos las herramientas para controlarla.”
¿El trigo se sembró en una superficie importante?
Yo pensé que se iba a sembrar más, pero estamos hablando de un 10 o 15% más que el año pasado. Argentino tiene que apuntar a duplicar la superficie del trigo por la simple cuestión que sobre este cultivos podemos sembrar soja o maíz. Es decir que si aprovechamos la humedad se obtienen beneficios. El ejemplo es que el año pasado la soja de segunda, en muchos casos, rindió igual que la de primera. Quiere decir que hubo una cosecha previa de trigo que fue importante lo realizado posteriormente.
¿Y lo económico tiene que ver?
No, ni hablemos de lo que los gobiernos hicieron, quedándose con varias cosecha. Debemos exportar al máximo para que el país se beneficie, por la simple razón de que se ve fortalecido en el ingreso de divisas y el productor se ve incentivado. No se olviden que el trigo como producto solo influye en un 10% del valor del pan.
Si aumentas el precio del trigo, en este producto apenas se nota. El resto es lo que se necesita para transformar el grano en pan.