El Consejo Superior realizó una declaración conjunta en la que manifestó la preocupación de la UNNOBA en torno a la ausencia de un presupuesto.

«Todos los problemas son problemas de educación y se solucionan con más y mejor educación y universidad pública, con más y mejor inversión en la enseñanza, la investigación y la extensión», se sostiene en el documento colectivo.

La elaboración del documento en la que participaron representantes de todos los claustros de la Universidad (docentes, auxiliares, no docentes, estudiantes) tuvo por objetivo compartir con la comunidad universitaria y con la sociedad en general la situación que atraviesa tanto la UNNOBA como el resto de instituciones que pertenecen al sistema universitario nacional.

“Garantizar la educación pública es asegurar el funcionamiento del sistema nacional en todos sus aspectos, logrando ciudadanos preparados para los alcances que nuestro país requiere”, se señala.

En el documento se define a la educación superior como un “derecho humano y universal” y un “bien público social”. Por eso, se considera que es de carácter imprescindible emprender acciones que “rectifiquen el rumbo y que no menoscaben la posibilidad de brindar enseñanza a toda persona dispuesta a esforzarse con objetivos de mejora, superación personal y progreso”. Solo esto, de acuerdo al argumento, contribuirá a “la construcción de una sociedad justa, democrática e igualitaria”.

Para que ello se cumpla, entonces, “se necesita de presupuestos acordes que permitan afrontar los gastos de funcionamiento, la actualización de los salarios de Docentes y No Docentes, la continuidad a los programas de becas, los destinados a inversión en obras de infraestructura y equipamiento, y el sostenimiento de la extensión e investigación”.

“Lo que está en juego es la educación”
En esta sesión especial del Consejo, los dos gremios que nuclean trabajadores universitarios (docentes y no docentes) tuvieron la posibilidad de participar para compartir las líneas de acción previstas: la Asociación de Docentes de la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (ADUNOBA) y la Asociación de Trabajadores de la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (ATUNNOBA).

De acuerdo a Florencia Antonini, delegada de ADUNOBA, las universidades están viviendo “un momento inédito”. “Los sindicatos solemos intervenir por salarios, pero hoy es mucho más lo que está en juego. Hoy lo que está en juego es la educación, la investigación, las becas de los estudiantes”, explicó la profesora Antonini.

Además, adelantó que están consensuando entre los gremios un “plan de lucha”, aunque aclaró que en ningún caso esto involucrará el cese de actividades de la UNNOBA. “Nos hemos puesto de acuerdo en que la mejor forma de luchar es tener la Universidad activa, abierta. Nuestro compromiso con la educación va a ser trabajando adentro de las aulas”, planteó.

Antonini también manifestó su inquietud por estudiantes “que están sufriendo lo mismo que nosotros y nosotras” (los y las docentes) por el aumento del costo de vida. “Tenemos que responder con mejor educación”, insistió.

En la misma línea, Jorge Mendoza, secretario general de ATUNNOBA, planteó su preocupación, no solo por los propios trabajadores universitarios, sino por los estudiantes. En ese sentido, se refirió al aumento del transporte y a la disminución de la frecuencia de los ómnibus de larga distancia: “A muchos se les complica venir a cursar, en algunos casos sus familias están pasando momentos complejos. Eso repercute dentro de la Universidad. Nosotros creemos que la forma de luchar es que las universidades sigan abiertas para brindar el mejor servicio que se pueda a la sociedad”, añadió.

La voz de los consejeros
Axel Toledo, consejero estudiantil, también manifestó su preocupación por la falta de información por parte del Ministerio de Capital Humano por el programa de becas nacionales, en un contexto económico y social complejo. “Las becas son herramientas muy valiosas que intentan garantizar la continuidad académica”, aclaró.

A su vez, debido a la situación económica compleja del país, el consejero dijo avizorar un incremento de la inscripción a becas, justo en un momento en que se estaba cuestionando la continuidad del presupuesto destinado a tal fin. En ese sentido, Toledo valoró el esfuerzo que está haciendo la UNNOBA al incrementar el presupuesto de becas en un 50%.

En la misma línea, la consejera docente Juliana D’Andrea, remarcó: “Quisiera resaltar el compromiso de la UNNOBA en darle continuidad al programa de becas, ya que es una herramienta que garantiza la inclusión y la igualdad de oportunidades”.

La consejera Mercedes Filpe, por su parte, llamó a reflexionar sobre el futuro de la universidad: “¿En qué universidad nos queremos convertir? ¿En una universidad profesionalista que solo imparta saberes a los estudiantes para que después salgan como profesionales a la calle? ¿O queremos fomentar el pensamiento crítico, el desarrollo de laboratorios, la innovación, la investigación, el compromiso con el territorio a través de la extensión?” Luego de inclinarse por la segunda de las dos alternativas, Filpe expresó: “Con esta propuesta de presupuesto, tenemos el riesgo de perfilarnos en una Universidad que no queremos ser”.

Después de las distintas intervenciones en que las y los integrantes de la comunidad universitaria manifestaron la preocupación por la situación que atraviesa la educación y el sistema universitario, se dio curso a la discusión y aprobación de los distintos expedientes ingresados al Consejo Superior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *