Tras varios casos de inseguridad que sufrió nuestra ciudad, el episodio vivido el pasado sábado en Joyería Caballini, donde el joven Matías Caballini fue víctima, fue un momento de quiebre para la sociedad rojense y vecinos autoconvocados en forma espontánea se dirigieron hacia la comisaría de Rojas buscando respuestas.
Al llegar a la sede policial, exigieron la presencia del comisario, y, al tener que esperar ya que Fabián Aguirre se encontraba en la Departamental de Pergamino, los ánimos fueron subiendo en sus revoluciones. Finalmente, cuando Fabián Aguirre llegó y enfrentó a los vecinos, recibió los reclamos y críticas, las que fue contestando en la medida que pudo.
Aguirre argumentó que no posee el número de efectivos que necesita para poder lograr una prevención eficaz. A pesar de algunos reclamos subidos de tono, las cosas no llegaron, afortunadamente, a mayores. Luego los autoconvocados se dieron cita para hoy lunes, a las 8 horas en la plaza San Martín, para seguir reclamando por seguridad.