Una vez más, el reclamo por la construcción de la autovía en lugar de la ruta nacional 7 se hará escuchar esta tarde en la ciudad bonaerense de Junín. Ayer, los habitantes del distrito de Chacabuco juntaron firmas a la vera del camino para que la autopista sea una realidad.
El trágico accidente del 3 de este mes, que provocó la muerte de nueve personas, ocurrido a la altura del kilómetro 180 de la ruta 7, donde un camión con acoplado mordió la banquina, de unos 15 centímetros de desnivel, y chocó contra una combi que circulaba de frente, parece haber agotado la paciencia de los ciudadanos que regularmente transitan por ese camino provincial.
El sábado de la semana pasada, unos 2000 vecinos de Junín interrumpieron el tránsito durante dos horas sobre la ruta y en la entrada a la ciudad. Hartos de los accidentes que ocurren semanalmente en esa vía, los lugareños exigen al gobierno nacional que se construya la autovía 7. Pero la modalidad del reclamo tuvo consecuencias: el fiscal federal Eduardo Varas, que se presentó en el lugar para pedir a los manifestantes que liberaran la ruta, imputó a tres personas por haberla cortado.