Materiales-contruccionDurante los últimos años, la construcción fue uno de los rubros que motorizó fuertemente la economía a nivel nacional y, por supuesto, también en el ámbito local. Sin embargo, en el último mes se encendió una luz de alarma. Es que la suba del dólar, que generó fuertes incrementos en productos de diferentes ámbitos, también está afectando a esta actividad, aunque aún no se sabe cuál será el impacto real de este proceso.
Lo cierto es que, ante la denuncia por parte de autoridades nacionales de aumentos excesivos en insumos para la construcción, se analizan medidas para buscar un paliativo.
En tanto, referentes locales de la actividad admitieron que en enero se produjeron en Junín subas que van desde un 2% hasta un 20% en diferentes artículos.
No obstante, aún no se advierten cambios en el mercado local a partir de este escenario, aunque se sabe que se transita por una etapa de incertidumbre y expectativas, con un futuro un tanto incierto.

EXPECTATIVA
A partir de este escenario, los especialistas no advierten modificaciones en el panorama de la construcción. Cappelletti explica que este rubro “tiene una inercia distinta”, y amplía: “Si uno está construyendo no puede parar la obra. Por eso no se ven grandes cambios. Sí podría afectar a nuevos proyectos. Los que planean construir, por ahí no lo hacen o prefieren esperar”.
Algo similar plantea el arquitecto Dillon. “De momento no ha impactado –analiza– porque seguimos con la inercia de las obras ya empezadas. El problema se produce con las que deben arrancar, porque no se sabe cuál será el precio real. No es que la construcción se haya detenido pero podría verse afectada por los aumentos en función de que hoy no hay precios de referencias. Hoy es prácticamente imposible hacer un presupuesto”.
Con todo, Dillon califica este momento como “de expectativa” para ver “qué ocurre en los próximos 15 o 20 días”.
Por su parte, Hissuribehere aconseja “esperar a ver qué pasa”, ya que “en unos días se sabrá más y se aclarará el tema”. Y remata: “Tenemos que tener calma y todo se va a ir normalizando”.
Muy parecida a la opinión de su colega Carpinella: “No creo que la construcción se pare mucho, creo que vamos a seguir trabajando, tal vez no al ritmo que veníamos, pero sí vamos a tener continuidad. Nosotros apostamos a eso”.