Antes de que finalice febrero, el intendente de Junín, Mario Meoni lanzaría oficialmente su candidatura para presidir el Comité Provincia de la Unión Cívica Radical. La carrera culminaría con elecciones en junio o julio, cuando se defina entre varios interesados quién será el sucesor del alfonsinista Miguel Bazze.
Mientras no esconde sus coqueteos con el PRO que conduce Mauricio Macri, el intendente de Junín quiere hacer valer su reciente papel de operador del ex vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, y tras el perdón generalizado desde el radicalismo a todos los que se unieron en su momento al transversalismo K, ahora quiere dar un paso más y avanzar hacia el Comité Provincia, un bastión más que codiciado.
Sus tres períodos como intendente de Junín, más allá de su paso por otras esferas políticas, parecen que lo avalan en su interés por erigirse como principal autoridad radical bonaerense.
Sus aliadas políticas, ex secretarias de Economía del municipio y actuales diputadas, Malena Baro y Valeria Arata, fueron las figuras que más rápido se levantaron para apoyarlo. También surgieron las voces de jóvenes radicales de toda la zona.