Emilce Terré, experta de la Bolsa de Comercio de Rosario, analiza las cuentas pendientes de Argentina en infraestructura vial y portuaria.

Cuáles son las rutas que deberían mejorarse y por qué es mala para el sector la interrupción de la obra pública.

Desde hace varios años una de las grandes demandas del sector agroindustrial, sobre todo en logística para el movimiento de granos y ganado, es mejorar la infraestructura de rutas y caminos, e impulsar un plan que incluya además al ámbito exportador.

Bajo esa premisa, la economista jefe en la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Emilce Terré, explicó en diálogo con Infocampo la importancia de resolver “urgente”, el movimiento de granos “del campo hacia los puertos, pero también desde las terminales portuarias hacia el mundo”.

En el primer caso, según datos oficiales, el 40% de la infraestructura nacional se encuentra en muy malas condiciones, pero sigue siendo mejor a la que ofrecen las provincias y los municipios, estos últimos con gran cantidad de caminos de tierra.

Asimismo, en el ámbito provincial, la mitad de las carreteras son de tierra y hay un 20% de los caminos que están compuestos por ripio; con lo cual sólo la tercera parte de los ellos están pavimentados.

“Es una situación difícil de sobrellevar, puesto que el 70% de las exportaciones nacionales provienen del sector agropecuario, es decir que el 70% de los ingresos de dólares desembarca de la agroindustria que tiene una importancia central para la economía argentina, como bien lo notamos el año pasado con la sequía”, explicó Terré.

CRECER EN PRODUCCIÓN, CON MENOS INFRAESTRUCTURA

Nuestro país, viene creciendo el producción de granos, pero a la vez cuenta con una infraestructura en caminos estancada. Las rutas por las que transitan los granos están en muy malas condiciones y no dan el soporte adecuado para el crecimiento de la producción nacional.

Un caso particular que marcó en la entrevista, son las rutas nacionales con jurisdicción en la BCR. “Detectamos que las Rutas Nacionales 33 y 34 tienen que convertirse en autopista. Además, hay tramos claves de las autopistas Rosario-Córdoba y Rosario-Buenos Aires que tienen que sumar un tercer carril”, propuso Terré.

Del mismo modo, marcó que según los estudios elaborados por la entidad rosarina, “la A012 necesita también convertirse en autopista y los accesos a los puertos deben mejorar sus pésimas condiciones generales”.

En ese marco, admitió que “si pensamos volver a crecer como abastecedores de alimentos al mundo en algún momento, necesitamos que la infraestructura acompañe y se hagan las obras importantes”, sentenció.

PREOCUPA LA INTERRUPCIÓN DE LA OBRA PÚBLICA

Según la especialista de la Bolsa de Comercio de Rosario, haber detenido la obra pública impactará de manera negativa en el sector.

En ese marco, aseguró que estas carreteras son las que le brindan previsibilidad para que las empresas puedan invertir con tranquilidad en el país.

“Hay que priorizar la logística para exportación agroindustrial porque no podemos ser lo que queremos ser en los próximos 10 años con infraestructura de hace 30 años atrás”, diagnosticó Terré.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *